Lo más importante de la reforma fiscal


Estas son las líneas maestras del nuevo marco fiscal:

1. Sólo se subirá el IVA de los productos sanitarios al 21%.

Hacienda insiste en que no va a tocar el IVA, al menos en esta legislatura y contra las recomendaciones de Bruselas, FMI y Banco de España, salvo para subir los productos sanitarios del 10% al 21% en cumplimiento de una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE. Tampoco apunta cambios sustanciales en Impuestos Especiales ni siquiera para acotar la dispersión autonómica.

En concreto, subirán del 10% al 21% los productos que utilizan los hospitales que no afecten a los discapacitados y parece ser que se ‘salvará’ a gafas y lentillas. Los materiales que usan los laboratorios para fabricar medicinas se elevarán del 4% al 21%.

2. Los módulos siguen para quien trabaja con consumidores.

El régimen de módulos de los autónomos se mantendrá para quienes trabajan directamente con el consumidor, es decir, taxis, peluquerías, pequeño comercio, bares y restaurantes, y para agricultura, pesca y transporte ligero.

El comité de expertos que ha asesorado al Gobierno recomienda que se suprima el controvertido régimen de módulos de los autónomos salvo para niveles de renta muy bajos. La Ley de Lucha contra el Fraude Fiscal limitó el régimen de módulos de los autónomos desde el 1 de enero de 2013, una medida que complementó con el límite del uso de efectivo de 2.500 euros.

3. Bajan las retenciones de profesionales y se crea un nuevo tramo.

Hacienda rebajará las retenciones a profesionales y autónomos del 21% al 19% y creará un nuevo tipo del 15% para rentas bajas del entorno del mileurismo. En el Real Decreto-ley de recortes de julio de 2012 en el que se eliminó la paga de Navidad de los funcionarios y se subió el IVA, el Gobierno elevó del 15% al 21% la retención en el IRPF por rendimientos de actividades profesionales a partir del 1 de septiembre de ese año.

En ese momento dijo que esta subida era temporal, y aseguró que en 2014 la rebajaría al 19%. Sin embargo no ha sido así y en estos momento la retención a los profesionales permanece en el 21%.

4. Más incentivos fiscales para cargas familiares y de dependencia.

Rajoy anunció en el Debate sobre el Estado de la Nación que la bajada del IRPF impactará especialmente en 12 millones de contribuyentes. También avanzó que los contribuyentes que ganen menos de 12.000 euros al año no pagarán IRPF: actualmente, el mínimo debajo del cual no se sufren retenciones en el IRPF está en 11.162 euros.

El presidente subrayó que se mejorarán las deducciones para las familias, porque se elevarán el mínimo personal y el familiar, al igual que se crearán figuras como la deducción para madres trabajadoras con hijos menores de tres años para quienes tengan ancianos o discapacitados a su cargo.

5. Rebaja del marginal máximo del IRPF por debajo del 50%.

El Gobierno reducirá el tipo marginal máximo del IRPF del 52% actual por debajo del 50%. Hasta los comicios europeos, la intención de Hacienda era que la bajada del IRPF se concentrara en las rentas bajas, en los primeros 12 millones de contribuyentes, y que sólo afectara al resto en la parte de su renta que discurre por los primeros tramos.

Pero el Ejecutivo ha decidido ahora incluir a las rentas altas entre los directamente beneficiados y va a rebajar el tipo marginal máximo del IRPF del 52% actual, que miembros del Ejecutivo creen confiscatorio, por debajo del 50%.

6. Confluir hacia los tipos del ahorro del 19% y 21% que había en 2011.

Hacienda mantendrá la dualidad del impuesto y los tipos del ahorro van a confluir hacia el escenario que había en 2011. Desde 2012, existen tres tipos, del 21% hasta plusvalías de 6.000 euros, del 25% entre 6.000 euros y 24.000 euros y del 27% a partir de 24.000 euros.

Hacienda quiere devolver los tipos al escenario de 2011, cuando se gravaban los beneficios inferiores a 6.000 euros al 19% y los superiores al 21%. Sin otras medidas adicionales, esto no supone un incentivo al ahorro a medio plazo salvo que se mantenga el castigo a plusvalías de menos de un año, que tributan al marginal máximo del IRPF desde 2013.

7. Nueva vuelta de tuerca a la deducción de gastos financieros.

Para las grandes empresas, la rebaja del tipo nominal del impuesto irá acompañada de más recortes de deducciones, entre las que destacan la de gastos financieros, que se ajustó al 70% en 2012 y que los expertos proponen dejar en el 50%. Se trata de una de las deducciones más importantes, que Hacienda ajustó en 2012.

La comisión Lagares recomienda rebajar la deducibilidad de gastos financieros al 50% para “reducir el sesgo” que favorece la financiación apalancada de actividades económicas. Hacienda estudia recortarla al entorno del 60%.

8. Los incentivos a la I+D+i se mantienen.

Hacienda ya ha anunciado que la exención a la I+D+i se mantendrá, y lo ha hecho con gran celeridad porque la recomendación de Lagares de que se suprimiera estaba paralizando proyectos. El Fisco destaca también el cambio normativo incluido en la Ley de Emprendedores que permite que las deducciones por I+D+i que puedan aplicarse en un ejercicio puedan recuperarse mediante un sistema de devoluciones.

Ello hará posible monetizar los créditos ligados a la I+D+i cuando no exista suficiente cuota para compensar la deducción. El objetivo es que se mantenga el nivel de gasto en I+D+i.

9. Exenciones a la reinversión de beneficios.

Mariano Rajoy avanzó en abril que se mantendrá la deducción de reinversión de beneficios junto con la de la I+D+i. Además, el presidente ha anunciado que el Gobierno creará una reserva de capitalización empresarial que permitirá que no tribute la parte del beneficio que se destine a reservas con carácter indisponible, sin que ello exija invertir en activos de la propia empresa.

Es decir, el Gobierno quiere incentivar el ahorro y reducir el sesgo que favorece la financiación apalancada de actividades económicas para las empresas.

Fuente: http://www.expansion.com/

Anuncios