¿Cómo te sientes cuando estás en una entrevista?


Cuando estamos siendo observados y valorados como profesionales, es decir, estamos en un proceso de selección, nos sentimos en inferioridad de condiciones. Esto es lo que me dicen la mayoría de las personas, y sobre todo en una entrevista. Para evitar esto, analicemos la selección y el seleccionador.

Si contestamos una oferta, y conseguimos llegar a una entrevista, empieza entonces nuestro terror. Recuerda que necesitas que tu situación cambie (pasar de desempleo a empleo, o de un trabajo a otro mejor). Créetelo.

La persona que realiza la selección es una persona, un trabajador o trabajadora como tú, y tiene los mismos problemas y las mismas preocupaciones que tú. Importante recordarlo. Y lo más importante que tienes que recordar es que la empresa (la que selecciona o/y que tiene la vacante) no pierden el tiempo. Si te llaman para la entrevista es que quieren saber si vales para el puesto y lo que puedes aportar a la empresa (lo hablamos en otros posts).

Las preguntas y/o las pruebas que realizan tienen un ¿por qué? y un ¿para qué?. Aprovéchalas para venderte como candidato para el puesto.

En una entrevista, por ejemplo, puedes hacer preguntas o aclarar dudas. Escucha con atención y podrás saber cuándo hacerlas (o espera al final) durante el proceso de selección. No las hagas por hacer, puede ser una manera genial para darte a conocer mejor. Realiza las preguntas sobre el puesto, la empresa, la promoción interna, etc con contenido con el objetivo de conocer tu interés en la empresa y/o puesto, tu motivación, qué muestre tu preocupación en algún tema relacionado. Es decir, lo que se valora es TU ACTITUD.

Así que cuando estemos en un proceso de selección, no nos sintamos con inferioridad, sino que lo veamos de iguales. Será mejor así para poder afrontarlo con más naturalidad.

Ya me dirás como te sientes …..

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios