Aprende de tus errores


Que no tengamos trabajo y que no nos llamen para una entrevista, no es causa para en la frustración. Lo que tenemos que hacer, ahora que viene septiembre, es volver a organizar nuestra búsqueda de empleo. Volver a redefinir mi objetivo profesional.

Recordamos que el mercado de trabajo me exigen requisitos cada vez más altos, pero superables. Empecemos a: cuál es mi valor real en el mercado de trabajo, qué puedo hacer mejor que los demás, qué puedo aportar a la empresa, etc.

Recordamos:

  • No te empeñes en aquello que no estás preparado. No te pongas límites innecesarios.
  • Define el objetivo profesional. Si lo ya lo hiciste, revísalo.
  • Qué es para ti lo imprescindible y lo necesario.
  • Qué te pide la empresa para ese puesto
  • SI ves que no puedes, acude a profesionales. Tienes orientadores en las oficinas de empleo de tu ciudad. Pide cita.
  • Revisa tu agenda de contactos, preséntate en la empresa. El mercado oculto de ofertas funciona.
  • Revisa la redacción del curriculum: experiencia, formación, aptitudes, funciones, etc.

Recuerda: cuando te presentes (por el canal que sea) lo que tienes que comunicar es que vales para el puesto y puedes aportar a la empresa conocimientos.

Lo que buscan las empresas son perfiles profesionales que se adapten a la cultura corporativa, a la forma de trabajar. Esto puede resultar un poco chocante, y puedes pensar que es para corporaciones empresariales. Pues no, las pequeñas empresas y sobre todo las microempresas tienen su forma de trabajar. Y tenemos que adaptarnos nosotros a ellas, no ellas a nosotros.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios