Revisa tu curriculum antes de enviarlo.


Una de las cosas que hacemos los orientadores y las orientadoras laborales es mirar curriculum. Y las personas que asesoramos lo que quieren es que se lo mires y le digas tu opinión. Y ahí está el problema. Cuando lo ves, lo lees y le das tu impresión de lo que estás leyendo, empieza las malas caras. No le gusta (en general) escuchar “que tienes que darle una vuelta”. Y todos (la mayoría) me dice que así le dijeron que lo hicieran, o que así lo hicieron siempre, se lo hizo alguien, ….

En el post de hoy vamos a ver errores más típicos que se realizan cuando redactamos nuestro curriculum. Espero que después de leer el post, volváis a corregir estos errores.

Sin faltas de ortografía y con bajo nivel de redacción. Me da igual el puesto, me da igual la titulación, NO FALTAS. Sobre todo para puestos de administrativo, y personas con alta formación. Si optas a un puesto donde hay que redactar, donde hay vender, donde hay que hablar, empieza por dominar el idioma en tu cv. Me dice mucho de ti como lo presentes.

Ya sé que es tu curriculum, por eso no pongas el titulo “Curriculum Vitae”.

No datos personales como DNI/NIF/NIE o Nº SS. Son datos de carácter personal que no le interesan a la empresa. Pero si os hacen contrato, se lo tenéis que facilitar. Y si os piden que envíes el cv con la fotocopia del DNI, tiene toda la pinta que van a hacer algo con esa fotocopia, como una tarjeta o una póliza de seguros. CUIDADO¡¡¡

La foto. Si, foto. En España es algo admitido y lo raro es cuando no la tiene. Pues la ponemos. Pero NO la de la comunión, NI la de fin de año. En el Linkedln, veo fotos de la orla. !!!Por Dios, haceros un seflie¡¡¡¡. Que sea natural.

Clarito, ordenado y bien presentado. Que me diga quién eres profesionalmente. Cuando lo lea que vea que vales para el puesto que estoy buscando.

Corto. Alguien dijo que fueran dos folios… y llenamos dos folios de no sé qué. Y sé de espacios, y se nota un montón. Cuéntame lo que quiero leer.

Un email, por favor, pero serio no chorra. En la era de la tecnología seguimos con la dirección postal, y no ponemos email. Y a veces, cuando leo el email, era mejor no ponerlo. Direcciones como príncipevaliente@, rubiaconganas@, …. Y ¿si te llamas Juan Manuel García porque pones Jonnymanga@? En resumen, que te identifique.

Adaptado. Tu familia y tu entorno ya saben que vales para el puesto, pero la empresa que le envíes tu cv no tiene ni idea. Pónselo fácil, adáptame tu curriculum al puesto que estoy buscando, no me cuentes tu vida.

Lo dicho, no me cuentes tu vida personal, solo la profesional. Así que casado/a, hijo/a, situación laboral: desempleado/a, Quiero cambiar de empresa, …. No me interesan. Si me envías el curriculum es que quieres el puesto, quieres trabajar en la empresa, las condiciones ofertadas te convencen, etc. Y por supuesto, no me pongas cuanto mides. No se selecciona “al peso”, sino a la valía.

¡No pongas abreviaturas que no sé lo que significa!

El “SOY”. Siempre leo “soy organizado, puntual, responsable…” y si ¿fueras un asesino también lo pondrías? Redacta tus competencias de otra manera. En este blog tienes post donde te enseño hacerlo. Míralos.

Y ya por último, no me digas por qué te despidieron o por qué quieres cambiar de trabajo. Los reclutadores en estos tiempos ya saben por qué te despidieron: no iba bien la empresa. Y ya saben por qué quieres cambiar: porque no te gusta el que tienes o busca otro para completar el que tienes. No me lo pongas.

Bueno espero que el post de hoy os haya servido, por lo menos a reflexionar sobre lo que escribís en vuestro curriculum.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios