El entrevistador tampoco es perfecto, se equivoca.


Siempre hablamos de los errores que comente el entrevistado/a en una entrevista de trabajo. Los entrevistados son los que llevan preparadas las entrevistas, pero hoy vamos a preguntarnos… ¿y el entrevistador/a, prepara la entrevista? o ¿está el entrevistador/a preparado/a para realizar la entrevista?

En el post de hoy vamos a comentar los errores más comunes que realizan los entrevistadores/as, como son:

  • Todos tenemos prejuicios. En nuestra sociedad de las redes sociales le llamamos “etiquetar”. Se etiqueta al candidato antes y durante la entrevista. Esto hace que a quien estemos entrevistado no le escuchemos ni le veamos como candidato al puesto.
  • Sólo valoro la experiencia en puesto similar. Es el mayor error. Porque una persona con su formación y/o experiencia puede realizar otros trabajos. Se tiene que valorar competencias profesionales y personales.
  • Estamos siempre leyendo y oyendo que la empresa tiene que ser flexible, y que al trabajador se le pide flexibilidad. Pero cuando seleccionamos es totalmente rigido la entrevista, no da lugar a posible variaciones. Y por ello perdemos a candidatos muy buenos, pero que no se ajustan a esa rigidez.
  • A preguntas tontas, respuestas de libro. En las entrevistas estoy convencida que ningún seleccionador soportaría preguntas tan absurdas, por eso los entrevistador llevan respuestas de libro, para no tener que decirle algo al entrevistador. Yo creo, de verdad, que no se puede perder tanto el tiempo.

Lo importe antes de empezar el proceso de selección es saber qué necesito para mi puesto, y esto es lo que no se hace. Hacer una valoración de competencias tanto personales como profesionales es lo más importante. Así se ajustaría más demandantes y ofertantes.

Todo esto junto con la falta de preparación del proceso y del entrevistador, hace que se realicen juicios de valor fuera de la verdad. Pero quien pierde, y en esto estoy convencida, es la empresa, porque pierde al mejor, y contrata al que supera o aguanta el proceso.

Espero que el post de hoy no ayude a afrontar mejor el proceso de selección, y saber que el que está detrás de la mesa, tampoco es perfecto.

Ya me contareis.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios