No soy perfecto, ¡pues dilo!


Al preparar la entrevista de trabajo en las citas de orientación laboral, siempre las personas con las que realizo los rol-play me dicen lo maravillosos que son, ¡ninguno tiene defectos!

Cuando se lo comento, me dicen que en las entrevistas no puedes hablar de lo “malo que eres”, y creo que eso no es verdad. Nadie es perfecto, eso lo sabemos los trabajadores y las empresas, pues no te cortes cuando hables de tus defectos.

Lo que tienes que hacer es convertir tus defectos, tus puntos negativos, tus carencias, y todo lo demás que tengas negativo, en positivo. Es decir, en un desarrollo profesional para demostrar que tienes capacidad de superación.

Lo normal es que el entrevistador, que sabe que no eres perfecto, busque tus defectos, sepa que no eres “el mejor candidato”. Porque una buena forma de elegir es por eliminación, así que lo que quieren oír que tú mismo te descartes, y así no lo tienen que hacer ellos.

También aprovechan esos puntos negativos para ver tu capacidad de sinceridad, y, además, cómo reaccionas, quieren que también hagas autocritica. Para eso no debes de negativizar, sino que “son capacidades que tengo que mejorar, y lo estoy haciendo”.

No tienes que tener miedo decir que tienes defectos. Lo que la empresa quiere oír es cómo lo positivizas. Tenemos que saber que si yo te estoy haciendo la entrevista, en un momento dado me dices que siempre llegas tarde. Yo te pregunto ¿a qué llamas tarde? Me dices que tu media es de media hora. Yo no puedo contratarte porque la empresa empieza a trabajar a una hora. Del mismo modo, si me dices algo así como “a pesar que en mi vida privada tengo fama de impuntual, en mi vida laboral, siempre llego a tiempo”.

Para preparar la entrevista haz lo siguiente:

  • Planifica antes de hacer la entrevista cómo resolver las preguntas que te van a ser más complicadas.
  • Para resolver: empieza hablando del defecto (por ejemplo, no sé usar el programa XXX), expón que estás haciendo para resolverlo, y finaliza en qué bien le va a venir a la empresa.
  • Destaca tus puntos fuertes que más encajan al puesto de trabajo.

Lo que nunca te puedes olvidar es de no exagerar. Aunque tengas un gran nivel de autoestima, nunca debes ser el trabajador perfecto. Recuerda que siempre se puede mejorar, que hay que aprender todos los días de todo el mundo, que puedes adaptarte a los cambios que se producen. Pero siempre confías en ti, en tus capacidades. Los extremos (tanto positivo como negativo) en cualquier campo, no son bien recibidos por la empresa.

Cuando prepares la entrevista, ten en cuenta que no sabemos qué preguntas concretas te pueden hacer. Así que prepara bloques de preguntas y con sus respuestas. Bien, pero es importante que mantengas la calma. No te precipites, piensa lo que vas a decir antes de decirlo. Sé que es difícil, pero por eso preparamos las respuestas.

Una pregunta que siempre te van a preguntar es qué situación te encontraste en tu vida laboral que fue negativa o que te supero, y, sobre todo, cómo la resolviste. Cuenta la que tú quieras, pero destaca lo que pudiste aprender, para qué te sirvió, qué cambio o cambiasteis en la empresa, qué logro se consiguió, etc. Lo importante, es que trasmitas que te fortaleció y aprendiste, sin embargo sé breve, no te líes demasiado.

Para finalizar, recuerda que el compromiso, la comunicación y la adaptación son las aptitudes más valoradas para un empresa, sea la que sea. Piensa lo que quieras, pero es así. Cuando vayas a una entrevista, busca información sobre la empresa, qué hace, dónde está, qué vende, si alguien que conoces trabaja ahí, etc. Cuando tengas todo esto, busca, analiza que habilidades y conocimientos pueden requerir ellos para sus candidatos. Y empieza a preparar tu entrevista.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Isabel Loureiro. ¿En qué puedo ayudarte?

 

Anuncios

Un pensamiento en “No soy perfecto, ¡pues dilo!

  1. Reblogueó esto en Cursos -> prácticas -> trabajoy comentado:
    Cuando prepares la entrevista, ten en cuenta que no sabemos qué preguntas concretas te pueden hacer. Así que prepara bloques de preguntas y con sus respuestas. Bien, pero es importante que mantengas la calma. No te precipites, piensa lo que vas a decir antes de decirlo. Sé que es difícil, pero por eso preparamos las respuestas.

Los comentarios están cerrados.