La entrevista no es un interrogatorio


El objetivo de una entrevista es obtener mayor información útil de un candidato. Las preguntas más efectivas son las abiertas, en donde el candidato puede mostrar toda su capacidad y todas sus habilidades para el puesto vacante, frente a las preguntas de un solo Sí o un solo NO.

No es lo más habitual pero hay entrevistas que son demasiado estructuradas, con grupo de preguntas que podríamos considerar como un “interrogatorio” policial. En estas entrevistas, donde existen estas preguntas, los candidatos responden, de la mejor forma que creen, solo con la intención de pasar a la fase siguiente.

Estoy convencida que más de uno (incluida yo) que nos hemos sentido como “estar en un interrogatorio”, de ser culpable de algo que no sé que hice. La sensación que tengo es tener algo oculto y me veo obligada a dar respuesta a preguntas totalmente irrelevantes para el puesto de trabajo al que opto.

La entrevista debe ser una conversación entre dos personas (entrevistador y entrevistado) o varias (si es una entrevista grupal) en la que hay intercambio de información, tanto por parte de la empresa como del entrevistado. Pero lo que nunca tiene que ser es un interrogatorio.

Lo que tenemos claro es la libertad que tiene la empresa a contratar a quien quiera. Ni lo dudamos. Pero, también, el trabajador tiene la libertad de elegir donde quiere trabajar. Pero la relación no es igualitaria, ya que la empresa tiene varios candidatos donde elegir, y el trabajador solo tiene una empresa donde poder trabajar (en esta entrevista).

Lo que tienes que tener claro, es que la empresa quiere incorporar una persona con un perfil como el tuyo, por eso te llaman para hacer la entrevista. Por eso, no puedes sentirte incomodo durante la entrevista de trabajo. Cuando un entrevistador piense que es mejor tener un interrogatorio que una conversación, no te sientas presionado. No estas obligado a responder a todo el “interrogatorio”. Puedes hacer dos cosas. Por un lado, no responder argumentando que no crees necesario para el puesto. O por otro lado, responder de manera vacía “lo desconozco”. Como tu quieras.

Recuerda que tú también puedes hacer preguntas, pero que sean adecuadas al puesto y en relación con la entrevista. No caigas en su juego.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Isabel Loureiro. ¿En qué puedo ayudarte?

Anuncios