Personal trainer: tu orientador


 

Todos nos hemos marcado nuestros propósitos para este nuevo año nuevo. Lo hacemos todos y lo hacemos todos los años. Las personas que están buscando trabajo, uno de los propósitos es organizar y planificar su búsqueda de trabajo. También está el realizar algún tipo de formación, apuntarse a algún curso o actividad que le pueda ayudar.

Pero un propósito que pocos se marcan es pedir una cita con su orientador laboral. Bien, pues es fácil. En la web del servicio de empleo de tu comunidad autónoma o en tu oficina de empleo, puedes pedir la cita.

El orientador (en mi caso la orientadora) no tenemos una barita mágica para conseguir los deseos. No tenemos soluciones mágicas a problemas. Buscamos soluciones. Con las personas que tratamos esperan que nosotros les resolvemos su problema principal: la falta de un problema, o que contestemos a la pregunta: ¿Qué hago?

El orientador te va a ayudar, te va a informar, te va a aconsejar y, sobre todo, te va a escuchar. Lo que más hacemos motivar, y dar respuestas a las preguntas. Mostramos empatía y sobre todo tratamos a personas.

Pero de nada sirve, si el segundo protagonista, el orientado, que eres tú, no se involucra. Lo que quiere decir es que no participe en la búsqueda de un nuevo empleo o mejorar el que tiene. Si todo son problemas, a los que el orientador solo puede escuchar. El orientado es el que tiene que hacer frente, y resolver, en su medida.

Lo primero que tiene que hacer el orientado es establecer los objetivos (medibles y alcanzables). Para ello, analizar dónde es fuerte y dónde puede mejorar.

Pero no te preocupes. La mejor solución es el equipo, la unión. Entre el orientado y el orientador.

¡Únete a tu orientador¡

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Isabel Loureiro. ¿En qué puedo ayudarte?

 

Anuncios