Solo tú arruinas tu entrevista


Al preparar la entrevista de trabajo, siempre digo que os comportéis como sois, que os comportéis normalmente. Y ese es el problema. Hay personas que por su carácter o forma de ser arruinan la entrevista solitos. ¿Por qué?

Inseguridad

Es la primera razón por la que te rechazan. No saber nada de ti. Si te pregunto dónde trabajaste, qué hiciste en el puesto XXX, durante cuánto tiempo estuviste estudiando o preparando XXX, cuál es tu logro, …. ¡Y no sabes qué decir!

Si te pasa a ti, entonces tienes que aprender a preparar la entrevista.

Seguridad

Soy el mejor. Nadie hace nada mejor que yo. Sé muy bien lo que hay que hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo. Mi tono de voz muestra “mi superioridad”.

Tienes que ser un poco más humilde. Siempre hay que aprender de todos (de los mayores y de los jóvenes, de los veteranos y los becarios). Aprende a venderte y demostrar que eres el mejor para el puesto, pero no de forma prepotente.

Recuerda que nadie quiere estar, en el trabajo y en el ocio, con alguien prepotente. Por eso la empresa no te va a seleccionar porque arruinarás el buen ambiente de trabajo.

Timidez

Hay que perderla. Tienes que comunicarte con los demás, ¿te cuesta? Tienes que responder con claridad, que se entienda, lo que sabes hacer, lo que puedes hacer, lo que lograste, etc. No te quedes callado. Aprende a responder. Aprende a perder el miedo.

En este caso, tienes que preparar la entrevista, practicar la forma de comunicación, porque todo se aprende.

Desparpajo

Lo contrario de la timidez. Si tienes demasiada palabrería no dejas hablar a los demás al entrevistador durante la entrevista. Hablas tanto o cuentas demasiado que no eres capaz de centrarte en lo que realmente el entrevistador quiere oir: que eres el mejor candidato para el puesto.

Tienes que aprender a sintetizar lo que quieres decir. Aprender a responder a la pregunta que se está haciendo. Es decir, aprender comunicar lo que vales. Tienes que hacer lo mismo que los tímidos: preparar la entrevista.

No se contesta SI o No a una pregunta en una entrevista, se da una explicación, porque por algo te han hecho esa pregunta.

Hablar de más

No puedes contar la vida o los chismes de los demás. No gusta. Si te preguntan por antiguos compañeros/a o jefes/as, no tienes que contar nada. No gusta hablar mal de nadie. Y no necesitan saber nada “intimo” de las demás empresas en las que trabajaste, como, por ejemplo, cuánto facturaban, si estaban todos contratados, si es amable o inaguantable el jefe o compañero, etc. Muérdete la lengua.

Finalmente, nerviosismo

Los nervios te ciegan, no sabes qué decir, qué hacer. Estás excesivamente estresado. No eres capaz de controlarlo. Bien, hay que contralarlo.

Sueles mover las manos, los bolis, las piernas, sudas, te quedas sin voz, la boca seca, etc. Tranquilidad. Lo mejor que puedes hacer es acudir a todas las entrevistas que puedas. Hay trucos para reducir los nervios.

Espero que te haya gustado el post de hoy. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesional,  ponte en contacto conmigo.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional

Anuncios