Define tu objetivo profesional


Todos los puestos u ocupaciones necesitan unos requisitos previos para ser desempeñados.

Tienes que conocer el uso y dominio de herramientas, de materiales y también conocimientos. Además tienes que aceptar unas condiciones de trabajo que pueden ser horarios, desplazamientos, temporalidad, etc. Por eso siempre se dice que no todos trabajamos de todo. Porque para desempeñar los puestos tenemos que tener capacidades y habilidades que determinadas características de personalidad o físicas no me permiten.

Por eso cuando buscamos trabajo o empezamos a pensar sobre “¿qué quiero ser de mayor?” tengo que tener en cuenta no solo los requisitos imprescindibles para el desempeño, sino las circunstancias en que se desempeñan ese trabajo. Tenemos que saber qué tipo de ocupaciones estamos dispuesto a aceptar (o no aceptar) y la razón concreta.

A la hora de buscar trabajo es necesario concretar el/los puesto/s que se adecuen mejor a nuestros conocimientos, habilidades, destrezas, y, se adapten a nuestras circunstancias personales y profesionales.

Marcase un objetivo profesional es para que cada persona pueda definir un proyecto profesional. No es otra cosa que realizar una planificación estratégica para obtener los objetivos definidos.

Sin embargo, tu objetivo profesional no es para siempre, sino que se puede cambiar, cuando alguna circunstancia cambia o se modifique. Puede ser que pasado un tiempo (el que cada uno defina) pueda descubrir que lo que se definió tenga que ser cambiado.

No quiere decir que se puede trabajar en otros empleos que no estén relacionados con el objetivo profesional. La necesidad de trabajar en otras ocupaciones no es incompatible con la búsqueda del trabajo ideal.

El tiempo que se dedique a definir el objetivo profesional tiene que ser el necesario, además de considerarlo como una inversión. Dará su rendimiento ya que aumentará la eficacia de cada paso que damos en la búsqueda de empleo. Conocer el mercado laboral en el que nos movemos y los requisitos y comportamiento de la ocupación son las mayores ventajas de definir el objetivo profesional.

Lo primero que tenemos que hacer es realizar un autoconomiento de la persona. Tenemos que conocer los intereses personales, aptitudes, habilidades y competencias de la persona candidata.

Contestaremos a preguntas, tales como: qué queremos (intereses y motivaciones), qué podemos hacer  y qué sabemos hacer (aptitudes, actitudes, formación, experiencia).

Una vez realizado esto, ya tienes la información necesaria para que tome la decisión con relación a su futuro profesional. Es el momento de concretar los objetivos profesionales (a corto, medio y largo plazo).

Sin embargo, es imprescindible que el proceso de la toma de decisiones se desarrolle teniendo en cuenta tanto los factores personales como los factores que condicionan la entrada y la permanencia en el puesto de trabajo, y el tiempo que se tardará en alcanzar el objetivo profesional.

Es ahora el momento de iniciar la búsqueda de empleo con todas las garantías de éxito.

Si después de leer este articulo, necesitas definir tu objetivo profesional, ponte en contacto conmigo.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional

Anuncios