Si tienes más de 45 años, tienes más posibilidades de ser contratado


Cada vez más las empresas confían en los trabajadores de más de 45 años, por su experiencia y el know-how de sus perfiles profesionales. El ejemplo está en una gran noticia, dentro del montón de información que recibimos todos los días, y de la situación de precariedad del mercado laboral.

Los contratos indefinidos a mayores de 45 alcanzan su récord histórico

Las personas que tenemos más de 45 años nos podemos quedar sin trabajo por distintas razones: ERES, prejubilaciones, indemnizaciones, quiebras empresariales, etc. Pero las empresas comienzan a volver a contratarlos por su alta cualificación profesional.

Cuando tienes más de 45 y estás más cercano a los 55, al quedarte sin empleo la sensación es que no vas a volver a trabajar. Es como si has llegado al final de tu carrera profesional. Sí es verdad, yo lo he vivido en primera persona, y lo sigo viviendo todos los días en las citas de orientación.

Pero en la actualidad las tendencias indican que las empresas están valorando de manera muy positiva mirar con buenos ojos a estos profesionales, por muchas razones, pero las más importantes son que tienen una larga experiencia, un perfil muy cualificado, mucha motivación, asumen las responsabilidades, su compromiso con la empresa y, sobre todo, la cabeza “en su sitio”.

Además, en algunos sectores, en algunas zonas, el descenso de la población hace que perfiles profesionales más jóvenes no se encuentren.

Lo que sí están haciendo algunas empresas es contratar a jóvenes, por su dinamismo y energía, y a contratar senior, por su alta cualificación y templanza.

Lo que sí se valora no es sólo la experiencia y conocimientos técnicos (del perfil profesional) sino también los valores personales, que vienen de ser adquiridas a lo largo de una vida laboral llenas de experiencias laborales y personales.

Pero dicho esto, también quiero decir que no se va a contratar a todos los mayores de 45 años. Hay retos que tenemos que asumir. Uno de ellos, muy importante, es la actualización de los conocimientos tecnológicos. Creo que cada vez, los trabajadores de más de 45 años, ya estamos actualizados en las TIC, a pesar que la etiqueta que se nos pone es que no sabemos. Pero no es verdad. Manejamos redes, programas, aplicaciones, etc.

De todas formas, somos la generación analógica que aprendimos a vivir digitalmente. Y eso es lo que valora la empresa: resolver las situaciones del día a día.

La diferencia de este mercado laboral respecto al mercado laboral de otras décadas, es que convivimos diferentes generaciones. No estamos los jóvenes y los mayores, sino:

  • Veteranos nacidos en el 1945 y en la actualidad tienen una edad aproximada de 70 años. Y ya están jubilándose o jubilados.
  • Baby Boomers aquellas personas nacidas entre 1949 y 1964 (entre 68 y 50 años). Algunos ya prejubilados, otros jubilándose, otros esperando a jubilarse, y los restantes activos, aunque una mayoría desempleada.
  • Generación X nacidos entre 1965 y 1976 (entre 49 y 38 años).
  • Generación Y nacidos entre 1977 y 1994 y su característica principal es haber crecido en un ambiente de globalización y evolución de la tecnología (entre 37 y 20 años).
  • Los Baby Boomers ejercen su liderazgo de forma vertical, entendiendo que tienen el control y la responsabilidad dentro de la empresa, debido a la cantidad de tiempo y experiencias que poseen. Esto representa una ventaja de acuerdo a los conocimientos que aportan a sus compañeros más jóvenes.

Para quienes superan los 50 años, es importante mostrarse flexibles y dispuestos a trabajar junto con compañeros menores ya que las exigencias actuales proponen a estas cuatro generaciones la posibilidad de interactuar y desarrollarse juntas para obtener los mejores resultados en la empresa.

Por otro lado, un alto porcentaje opta por independizarse y llevar a cabo un emprendimiento personal que le permita invertir de buena manera sus recursos económicos y disponer de su tiempo personal. De esta forma, se transforman en asesores externos, consultores o diversifican sus intereses en negocios totalmente distintos a su formación inicial.

Pero lo que tengo claro, es que a los mayores de 45 años se nos contrata porque tenemos unos perfiles altos y podemos aportar valor a la empresa. Y también, y no lo niego, nos adaptamos a las “necesidades” del mercado.

También se ayuda a la empresa a que se nos contrate, no sólo a los menores de 30.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios