Un trabajo fundamental: el prospector de empleo


El prospector de empleo es la persona que se encarga de dar a conocer los recursos y servicios de empleo que ofrecen las entidades que gestionan perfiles profesionales de personas desempleadas. El objetivo del prospector de empleo es que la empresa realice la oferta en el servicio al que pertenece. Una vez que tenga la oferta, enviar candidatos de la base de datos de las personas inscritas en su entidad.

La importancia del prospector es un elemento de apoyo y complementario a la labor de los orientadores laborales, ya que juntos tienen una gran información de cómo funciona el mercado laboral en una zona (ámbito de actuación del servicio de empleo) o/y en un sector.

En la actualidad, en un mercado de trabajo en donde hay tanta gente buscando empleo, y, por otra parte, tenemos menos opciones de participar en los procesos de selección, no se leen nuestro currículum, no acudimos a entrevistas, tenemos una sensación de “pérdida”, de incertidumbre, ya que no tenemos empresas que tienen vacantes de empleo.

Se reduce el contacto directo con la empresa, baja nuestra expectativa de tener un empleo, lo que se traduce en una actitud negativa a la hora de presentar nuestra candidatura a una oferta. Al mismo tiempo, la empresa se queja de que las personas que acuden, no son aptas para el puesto. Por lo tanto, tenemos una circulo vicioso al que tenemos que dar solución.

La labor de prospector de empleo es bidireccional. Ante la empresa es un comercial que vende perfiles profesionales perfectamente adaptados a la empresa. Por otro lado, supone una fuente de información para los orientadores laborales de la situación de la empresa o sector está viviendo. Entonces, los orientadores pueden ofrecer información de primera mano a las personas demandantes de la situación del mercado laboral.

Lo reconozco, la profesión de prospector no tiene una buena “imagen”, como ocurre con todos los vendedores, pero sin esa visita a las empresas, y sin la información sobre los requisitos demandados por la empresa, carecemos de información relevante y la empresa no conocería los servicios de las entidades de empleo.

Una buena labor de prospección genera lazos de colaboración con las empresas que en un futuro cercano se traducirán en ofertas de empleo, y, lo más importante, en inserción laboral de personas desempleadas.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios