Un trabajo puente ¿sí o no?


En las citas de orientación me comentan que les ofrecen trabajos que “en condiciones normales” no hubieran aceptado. Siempre digo lo mismo: “mejor es estar dentro que fuera”. Lo digo porque creo que “el trabajo trae trabajo”.

Estos trabajos los llamamos en orientación laboral: “trabajos puente”

Me refiero a trabajos que no tienen nada que ver con mi oficio ni mi profesión ni mi búsqueda, pero “mientras no me sale de lo mío” o “mientras termino lo que estoy estudiando o preparando”  me vale.

Se buscan o se aceptan estos “trabajillos” mientras estás estudiando (dependienta, teleoperador, cuidar niños…) o preparando oposiciones (dar clase en academias o en casa).

En los casos anteriores, la verdad que llamarlo trabajo-puente puede entenderse que “es el trabajo que va entre el anterior y el nuevo”. Pero yo a estos lo llamo “trabajillos”. Me dan dinero (que todos trabajamos por dinero), pero no me ayudan a adquirir cualificación o/y experiencia relacionada con mi oficio o profesión.

Sin embargo, la mejor definición de “trabajo-puente” es cuando quieres cambiar de profesión o estás estudiando o preparando algo y accedes a un trabajo que sí guarda relación con lo que tú estás buscando. Por ejemplo, podría ser un trabajo-puente, que yo trabajo de auxiliar de —- mientras no termino el curso, el ciclo de FP o la universidad. Puedo aportar esta experiencia como ampliación de mi currículum o entrada en un sector o profesión nueva.

Pero la mayoría de las personas que me lo comentan, lo hacen porque le surgen trabajos que son inferiores a su cualificación profesional (pero dentro de su profesión). Desde mi punto de vista, te ayudan a estar en el sector, mientras no sale la oferta que buscas. De todas formas, lo más normal es que ese puesto inferior puedas acceder al tuyo superior, cuando la empresa lo requiera.

En estos trabajos puente añado el voluntariado. Puede ocurrir que como a mí no me sale un trabajo, estoy desempleada, y además estoy agobiada, me puede ayudar llevar colaborar con alguna ONG. Te va a servir como experiencia y formación.

Desde mi punto de vista, creo que todos los trabajos son buenos. Creo que no hay trabajo bueno ni malo, sino trabajo. Todos, con duración más corta o más larga, los podemos incluir en nuestro currículum. Digan lo que digan, el trabajar es valorado por la empresa.

El problema para las personas que oriento es cómo lo cuento en una entrevista, porque hay un rumor que “si coges un trabajo que no es acorde con lo tuyo, no te valoran y no te cogen”.

Eso es mentira. Siempre digo que “eres tu quien pierde el trabajo”. Así que si te preguntan qué has hecho en este tiempo, por qué has cogido un trabajo menor, por qué estás trabajando en ese sitio o en eso, la respuesta es fácil: quiero trabajar.

Lo argumentas con autoestima. Di lo que quieras, pero siempre transmitir que es una experiencia laboral que me ayuda a conocer (una función o tarea), tengo la oportunidad de complementar mis estudios o formación con una experiencia profesional, entré para poder ascender en la empresa y al final no hubo esa oportunidad, etc.

Nunca digas algo así como “no había otra cosa” (con actitud de frustración). Tampoco transmitas que cambias de trabajo como de calcetines. Sino que quieres “algo estable”, que vas a continuar, que te gusta el trabajo que te está entrevistado, etc.

Bien, ya termino. Espero que te haya gustado el post de hoy. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional

Anuncios