Los beneficios de no tener redes sociales para buscar trabajo


Yo creo que para mostrarnos a nivel profesional tenemos que estar en la red. Porque como dice el slogan: “si no están en Google, no existes”.

Sin embargo, no soy fanática de las redes sociales. Creo en ellas, creo que nos ayudan, creo que las debemos utilizar, pero respecto a todas esas personas que dicen NO a las redes sociales. Y sobre todo, mi máximo respecto, para quien no las usa para buscar trabajo o para mostrarse laboralmente.

Valoro mucho más a una persona que dice NO a las redes sociales, que aquella que dice SI y no las usa porque “no me sirven”. O se está o no se está.

Yo creo que para mostrarnos a nivel profesional tenemos que estar en la red. Porque como dice el slogan: “si no están en Google, no existes”.

Sin embargo, no soy fanática de las redes sociales. Creo en ella, creo que nos ayudan, creo que las debemos utilizar, pero respecto a todas esas personas que dicen NO a las redes sociales. Y sobre todo, mi máximo respecto, para quien no las usa para buscar trabajo o para mostrarse laboralmente.

Valoro mucho más a una persona que dice NO a las redes sociales, que aquella que dice SI y no las usa porque “no me sirven”. O se está o no se está.

Yo creo que para mostrarnos a nivel profesional tenemos que estar en la red. Porque como dice el slogan: “si no están en Google, no existes”.

Sin embargo, no soy fanática de las redes sociales. Creo en ella, creo que nos ayudan, creo que las debemos utilizar, pero respecto a todas esas personas que dicen NO a las redes sociales. Y sobre todo, mi máximo respecto, para quien no las usa para buscar trabajo o para mostrarse laboralmente.

Valoro mucho más a una persona que dice NO a las redes sociales, que aquella que dice SI y no las usa porque “no me sirven”. O se está o no se está.

¿No tienes Twitter o Facebook? Seguro que se lo has preguntado a alguien o alguien te lo ha preguntado a ti. Bien, puede ocurrir dos situaciones: o eres un friki que no está conectado o no estar en redes te hace alguien especial y distinto.

Las personas que tengo en las citas de orientación que cuando le explico cómo buscar ofertas en la red o ver información en las redes y no tienen (porque no quieren) redes sociales, me comentan que tienen la sensación de no enterarse de mucho con amigos y familia porque hablan de algo que ellos/as no saben. Les entiendo perfectamente. Me pasa a mí lo mismo con series y programas de televisión que no sigo o no veo.

Ahora todo está a disposición de todos. Antes algunas cosas eran privilegio de unos pocos. Siguiendo este pensamiento, podemos decir que todos los que estamos en redes sociales, estamos a disposición de todos. Sin embargo, el hecho de no estar en redes sociales da “idea de exclusividad”. En resumen: ofreces algo que no sabe Google que existe.

¿Cómo? (os preguntareis). Pues sí. Os imagináis una playa que no estuviera en Google maps, sólo sabrían de ella los de entorno, para encontrarla tendríais que perderos, … y después ¡a disfrutar de la playa!

Estar en la red era un plus, pero ahora la red está colapsada, entonces el beneficio de no estar en las redes seria el prestigio. ¿Por qué saber de ti, todo lo qué haces, de manera rutinaria, no sería más negativo que positivo?

Ya llevamos tiempo usando profesional y personalmente las redes sociales (yo la primera), por lo que estoy convencida que tener un número elevado de seguidores o un video muy visto no tiene que ser igual a valoración profesional.

Lo que sé es que para que se te valore en el mundo 2.0, tienes que tener la valoración en el mundo 1.0. Es decir, realmente ser un profesional de tu profesión y de tu sector.

Es verdad que para estar en las redes tenemos que invertir mucho tiempo. No sólo para crear los contenidos (textos, infografías, videos) sino también para ver los comentarios que dicen de ti. Analizar tu reputación online. Si no tienes redes, te ahorras mucho tiempo. De eso doy fe.

Imaginaros una tienda de pequeña de barrio que quiere hacer de su facebook su escaparate. Estoy convencida que tarda menos en decorar su pequeño escaparate 1.0, que su perfil de 2.0. Pero al mismo tiempo, se preocupa de la clientela que está a 10 km para que vean su maravilloso escaparate 2.0, mientras su clientela está sin atender.

En el mundo laboral, nos pasaría lo mismo. Estamos más preocupados para que nos vean empresas de no sé dónde. Y el tiempo que pierdo convenciéndoles que soy el mejor trabajador, no se lo dedico a las empresas de mi entorno, que son las que me pueden contratar.

El mayor inconveniente de estar en las redes y de participar e interactuar con otras personas virtuales es que comentes errores que los ven todo el mundo. Y es muy difícil de enmendar porque Google los tiene, los ven. En el mundo 1.0, no hay ese error. Si te equivocas, si comentes un error queda ahí y nadie lo sabe. No tienes que dar explicaciones más allá de tu entorno.

Pero esté inconveniente es una ventaja competitiva para quienes no están en las redes. Porque ellos nunca se equivocan. Por lo menos no lo podemos ver. Es muy simple, cualquier orientador puede valorar mis artículos, pero yo los de él o ella no puedo, porque no los leo.

Y ahí es a donde quiero llegar (y terminar) es muy fácil decir que no quiero estar en las redes sociales (profesionalmente hablando) porque “así nadie sabe de mi”. Mejor dicho, nadie me puede comparar con nadie. Así ahorro tiempo en dedicarme al “cara a cara” que al “face a face”.

Sí es verdad, pero yo creo que los que estamos en redes, y usamos e interactuamos, somos más valientes, porque nos enseñamos quiénes somos y lo que somos capaces de hacer. Los demás (los que no están en redes) nos pueden valorar, pero nosotros a ellos no.

Lo que si se confunde (y hay muchos textos hablando de esto) es que no es lo mismo estar disponible que ser accesible.

Es verdad que poder acceder a algunas empresas o profesionales es muy difícil, pero a través de las redes sociales este acceso se facilita. Ahora cualquiera se puede dirigir a ti para preguntarte o pedirte alguna información.

Lo que sí es verdad es que estar fuera de las redes te evita escuchar, oír, hablar, responder, interactuar con gentes que no conoces de nada. Te ahorras mucho tiempo.

Yo desde aquí soy partidaria de las redes sociales, sin embargo es mejor no mantener un perfil en Linkedin, que tener uno mal hecho, sobre todo para dar un poco de “buena impresión”.

Termino, si no eres capaz de completar tu perfil en las redes sociales (sobre todo en Linkedin), yo puedo ayudarte a poder posicionarte mejor en las búsquedas de los reclutadores.

contacta conmigo

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios

Un pensamiento en “Los beneficios de no tener redes sociales para buscar trabajo

Los comentarios están cerrados.