Demuestra tus ganas por trabajar


Piensa en la última entrevista en donde has tenido que demostrar que te gusta tu profesión, que lo vives con pasión.

Mi admiración a todas las personas que demuestran sus ganas y pasión por su trabajo, por su hobby o por su profesión. Estas personas transmiten sus ganas y su entusiasmo por lo que hacen. Muchas veces se une lo personal y lo profesional.

En una  entrevista de trabajo tú debes transmitir esa ilusión por tu profesión de igual manera, con el objetivo de poder ser seleccionado para el puesto.

Yo te animo que lo hagas. Lo que pasa es que cuando acudes a la entrevista la ilusión se reduce. Los motivos son varios, como por ejemplo: ver que hay muchos más esperando, las malas condiciones ofrecidas, las creencias negativas de que no me van a coger, no voy a ser capaz, no me veo, etc.

Lo que sí creo es que si demuestras realmente qué tienes ganas de trabajar, qué eres el mejor candidato, qué tienes un compromiso con la empresa y la ilusión durante el proceso o la entrevista, lo que conseguirás es transmitir una sensación positiva al entrevistador.

Lo que las empresas quieren en su empresa son personas que tienen ganas y una actitud positiva hacia el puesto de trabajo, sea cual sea.  Demuestran que quieren aportar y contribuir a la empresa.

Lo que tienes que preguntarte es ¿qué es un trabajo para ti? Es una respuesta a la que tienes que dedicarle una cantidad de tiempo. Lo que tienes que tener claro es qué si vale la pena perder la motivación por el trabajo. Sé que depende mucho del momento en el que te encuentres, de la empresa, del puesto, pero si perdiste la ilusión es bueno que cambies tu percepción de ver tu trabajo o que te pongas la ilusión por lo que te gusta en tu búsqueda de empleo.

Volvamos a la entrevista. Durante la entrevista, el seleccionador tiene que ver las ganas que tienes por entrar en la empresa. Significa que formarías parte de un equipo, de un departamento, de un proyecto que te ilusiona y del que tengas ganas.

Algo que te va a diferenciar de los demás es dar las gracias porque te han entrevistado (se hace al final antes de marcharte). Y si después de todo lo que te han dicho, sigues ilusionado en el puesto y en la empresa, sería conveniente que llamaras o enviaras un email para preguntar el estado de la selección.

Como te decía antes, lo importante es que se te vea que aportas, te esforzarás por aprender y que vas a sacar el trabajo adelante. Recuerda que la empresa no te va a contratar si no vas a hacer nada.

Antes de terminar decir que “el trabajo de mi vida” no es otro que el trabajo que desempeño en la actualidad. Todos hemos escuchado a personas que odiaban su trabajo, pero al mismo tiempo decían que era “su trabajo”.

Sé que hay trabajos y empresas donde trabajar es una gran sensación y vale la pena levantarse para ir todos los días a trabajar. Sin embargo, hoy en día, como están las cosas, mejor decir lo que decía antes: el trabajo de mi vida es el que tengo hoy y no sé si lo tendré mañana.

Para finalizar. En la entrevista muestra tus ganas por el puesto de trabajo al que solicitas. Si transmites motivación y ganas tendrás una diferenciación con respecto a otras personas, llegarás a lograr los objetivos que te marques.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Si te puedo ayudar como orientadora profesional contacta conmigo

Anuncios