Qué hago después de la entrevista de trabajo


En todos los talleres de entrevista que imparto la sensación que me transmiten las personas que acuden que una vez realizada la entrevista ya se acaba el proceso. ¡Ya está!

Y ahora toca esperar …. ¡a ver si llaman!

Cuando les digo que por qué ellos no llaman para preguntar, me miran con cara de “¿qué dices?”

Es verdad en todos los talleres o cursos de cómo buscar trabajo o realizar una entrevista nos enseñan a hacer las preguntas y pasar la entrevista. Sin embargo, cuando finaliza la entrevista…. Ahora ¿qué hago?

¿Mando un email  o llamo para preguntar si han finalizado el proceso de selección?

Hay unas opciones que puedes hacer para poder tener más oportunidades que los demás candidatos.

Lo que no puedes hacer es “esperar a que te llamen”, tienes que tener una aptitud de iniciativa. La mayoría de las personas que me responden a la pregunta ¿tú qué harías? Me dicen que esperar. Y la verdad es lo que hacen no la mayoría sino todos.

Antes de enviar nada o llamar a alguien tenemos que tener en cuenta que me interesa la oferta y quiero trabajar allí. Y, sobre todo, saber que hemos realizado bien la entrevista. Es decir, pensar que estamos en situación de selección.

Para ello, tenemos que analizar la entrevista cuando salimos de ella. Ver lo que me preguntaron, por qué lo hicieron, qué contesté, cómo respondí, cómo me sentí, etc.

Para hacer bien este post-análisis de la entrevista, respondemos a unas preguntas:

  • Qué ha estado bien: Fue corta, hubo fluidez con el entrevistador, las preguntas fueron las que yo esperaba, …
  • Qué ha estado mal: Fue larga, no hubo comunicación con el entrevistador, no esperaba esas preguntas, ….
  • Te dieron más información que no esperabas o ya contabas con eso.
  • Qué mejorarías. Es importante que seas crítico contigo mismo. Saber siempre de tu punto de vista que has hecho mal o podrías haberlo hecho mejor.

A medida que vayas respondiendo (sin mentiras, sólo te mientes a ti) apúntalo, evalúalo, saca conclusiones.

Si el resultado es bueno. Entiendes que tienes posibilidades, es cuando tienes que enviar un email a la persona que te entrevistó (empresa que lo hizo). Este email es lo mismo que la carta de agradecimiento que en algunos cursos y blogs (muy anticuados desde mi simple punto de vista) te recomiendan hacer.

Tenemos que demostrar que estamos interesados en el puesto ofertado. Para eso, incide en aquello que te diferencia de los demás, en aquello que la empresa hicieron más hincapié en la entrevista (horario, cualificación, responsabilidades, etc).

Si del análisis post-entrevista llegaste a la conclusión que la entrevista “ha estado mal”, no te preocupes ni te agobies. Intenta resolverlo. Para ello, corrige los fallos que tuviste durante la entrevista. Resalta las ventajas de tu selección frente a los demás candidatos.

Puedes enviar en el email de post-entrevista alguna referencia. Piensa quién puede conocer y/o trabajar con esa empresa. Pregúntale si puedes enviar su contacto.

Esto se hace por dos motivos. Uno, dar confianza al seleccionador. Y, la segunda, saber que estás interesado y te estás moviendo, no sentado a que te llamen.

No te olvides cuando realices la entrevista de que te dé el email o datos de contacto.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Si te puedo ayudar como orientadora profesional contacta conmigo

Anuncios