¿Por qué te contrato a ti?


La única razón por la que una empresa busca una persona para su empresa es para realizar unas tareas, unas responsabilidades y/o unas funciones que en su plantilla actual no puede solucionar, no puede resolver.

El objetivo del proceso de selección es buscar a alguien que pueda resolver el problema que tienen en la empresa. Y lo que quiere el entrevistador durante todo el proceso es “dime algo para seleccionarte a ti”.

Por eso, en cuando elaborares tu currículum o prepares la entrevista, la pregunta que tendrás que responder será: ¿por qué te contrato a ti y no a otro candidato?

En el momento que te planteas acceder al proceso de selección, tienes que tener en cuenta la respuesta a esta pregunta. Por lo que tu currículum y la entrevista tienes que transmitir que tú eres el mejor candidato para el puesto.

Serás el mejor candidato para la oferta que quieres si tienes la capacidad de resolver, de dominar tu oficio o profesión y, sobre todo, sacar el trabajo adelante con la mejor productividad.

Todos los puestos de trabajo, da igual su categoría, tienen una parcela de resolución, de responsabilidad, de toma de decisiones. Todos los oficios y profesiones aportan valor añadido a la empresa. Sin embargo, no todos los profesionales, no todos los trabajadores, saben o no conocen que pueden solucionar y aportar en la empresa.

Por mi experiencia como orientadora profesional puedo afirmar que muchas de las personas que buscan un empleo no tienen muy claro qué es lo que saben hacer, qué pueden resolver, qué pueden aportar en un puesto y a una empresa.

Son personas muy trabajadoras, muy buenos profesionales en su oficio, que tienen una larga experiencia o, también, una formación adecuada y actualizada para el puesto. Pero cuando le preguntas que saben hacer, e incluso qué han hecho a lo largo de su carrera profesional, no saben explicarlo, no saben describirlo. Y ese es para mí el mayor problema.

Los años que hemos vivido, los tiempos que estamos viviendo, hemos conseguido que una parte de la población activa muy válida esté totalmente perdida, con baja autoestima, desmotivada, y con miedo.

Todas estas circunstancias hacen que se olviden de su experiencia laboral, de lo que pueden aportar a un puesto, de lo válidas que son para la empresa. Cuando se ponen delante de una empresa (incluso delante de un orientador laboral) no saben qué decir, porque el miedo a no ser contratados y, sobre todo, la autoestima y los prejuicios, hacen el resto.

Hay que evitar todo esto. ¿Cómo?

La respuesta es simple, perdiendo el miedo, en primer lugar. Y después conociéndote. Es imposible que una empresa te conozca sin que tú lo hagas primero.

Si es tu caso y quieres comenzar a perder el miedo, te dejo un post que te puede ayudar

Empezar el año con actitud de “lo voy a conseguir”

Recuerda que si necesitas ayuda y si te puedo ayudar como orientadora profesional,

Contacta conmigo

Anuncios