La orientación laboral en la actualidad


Ayudar a personas (que no conozco de nada) a buscar un empleo o a mejorar el que tiene, es todo un reto. Sigo pensando que vale la pena seguir aprendiendo y seguir trabajando para que otras personas cumplan su objetivo.

Te implicas. Y a veces pasas esa barrera de hasta dónde llegar. Muchas ocasiones las personas me decepcionan, es verdad. Pero, al mismo tiempo, conseguimos que muchas personas salgan a adelante. Por eso me gusta ser orientadora profesional.

Sé que nuestro trabajo de ayudar a buscar trabajo a otras personas va mucho más allá de cómo redactar el currículum o como cumplimentar el perfil de Infojobs.

Tenemos delante de nosotros a una persona, en situación de desempleo, con todas sus creencias, debilidades, fortalezas y con un montón de circunstancias desmotivadoras.

Ahí está nuestro reto. Debemos conocer la razón que limita la búsqueda de empleo. Pero nunca sin caer en el paternalismo que no nos permite trabajar con libertad.

Yo siempre he dicho, y sigo manteniendo, que me gusta trabajar con personas y para las personas. Por eso las personas que oriento nunca me decepcionan, porque si no quieren seguir mis consejos ni quiere escuchar lo que les digo, pues es su problema. Así de claro. Si no valoran mi trabajo, los demás tampoco van a valorar el suyo.

Nadie es imprescindible. Sé que todas las personas que acuden a orientación laboral pueden aportar mucho con su trabajo a nuestro mercado laboral. Tenemos que estar todos.

Se nos dijo que la culpa de la crisis era el gasto, por eso había que ahorrar. Lo que en casa “no hay”. Pero lo que sufrimos todos ha sido un gran recorte en servicios públicos.

La orientación laboral no ha sido una excepción. Sin embargo, yo que creo en los servicios públicos, creo que la orientación laboral es fundamental y necesaria, sobre todo en estos momentos de cambios en el mercado laboral.

Por eso es necesario es que se produzca un cambio interno profundo para poder tener un servicio público de calidad de orientación laboral.

El mayor reto de la orientación laboral es romper la profunda brecha digital que aún afecta a parte de los orientados, de los orientadores y de los servicios de orientación. La falta de competencias digitales básicas se toma aún ahora como algo no necesario en un mundo digitalizado.

Por eso, como para algunos y para otros no es necesario, los servicios orientación laboral se quedan sin digitalizar.

Otro reto de los servicios de orientación es buscar a autonomía del orientado. No sé por qué pero seguimos teniendo una actitud de paternalismo con las personas que acuden al servicio. Se sigue haciendo por parte de los orientadores lo que tenía que hacer los orientados por ellos mismos.

El éxito de la orientación laboral está que cuando una persona abandona el servicio de orientación tiene que ser capaz de realizar su plan de búsqueda de empleo, independientemente de la situación que esté viviendo en cada momento.

La orientación laboral en estos momentos tiene que ir encaminada a potenciar el desarrollo personal más allá del empleo en el momento determinado.

Nos vemos obligados a realizar preguntas a personas que no se han planteado resolver entre fracaso y éxito, crecer y estancarse, vivir y sobrevivir.

El problema es que tenemos que dar soluciones a personas que han perdido cualquier opción. Una vez resulto esto, el trabajo saldrá.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios

Un pensamiento en “La orientación laboral en la actualidad

Los comentarios están cerrados.