Tatuaje: sí o no para buscar trabajo


Cada vez hay más personas tatuadas. No hace falta hacer una encuesta, solo observar que los centros de tattoos son más grandes y se abren más en nuestras ciudades.

Otra observación es ir al gimnasio o piscina para ver que tanto chicas como chicos, mayores y jóvenes, tienen tatuajes.

Una de las preguntas que me hacen es: ¿Mi tatuaje me puede condicionar para encontrar un empleo?

Los pantalones, pelo suelto, mangas largas, medias o calcetines oscuros,… incluso maquillajes, pueden ayudarte a esconder tu tatuaje cuando acudes a una entrevista.

Yo no creo que el tatuaje condicione tu empleo. Sin embargo, si lo condiciona, sobre todo cuando se ve. Entonces, la pregunta es: ¿tengo que esconder mi tatuaje?

Yo te diría, depende de la empresa o negocio al que vayas. Si la empresa le da igual, incluso quiere dar una imagen joven, moderna, actual, te puede ayudar. Si por el contrario, la empresa es clásica, por no decir, aburrida y conservadora, en este caso te diría que lo escondieras.

En la orientación laboral, las personas me dicen que su tatuaje le hará perder un trabajo o tener problemas para encontrar uno. Pero cuando voy a los institutos me preguntan si se hacen un tatuaje no les van a contratar. Les comento que puede ser que sí. Pero se lo hacen igual. Entonces, ¿por qué las personas se hacen tatuajes? Se lo hacen porque hay más tiendas de tattoos.

Tenemos que entender que la imagen personal es un factor clave a la hora de encontrar trabajo. En una entrevista siempre comentamos que hay que acudir un aspecto cuidado. Ir correctamente vestido. No llamar la atención. Sin exceso de maquillaje o de perfume. Entonces, tu tattoo va en el conjunto.

Pero no vamos a decir mentiras. Los tatuajes y los piercing no gustan en el mundo de la empresa y sobre todo si el puesto es de atención al público. Por eso, todos lo se lo hacen donde no se vean y los intentan disimular.

“Dress code”

En todas las empresas hay normas sobre la vestimenta. Si hay un uniforme, ya sabes que te pones. Y si no lo hay, cada sector tiene las suyas “implícitas”. Me refiero por ejemplo, en el caso de un banco. Lo normal son trajes y color gris-azul. Pero si por el contrario, trabajo en una start-up, la camiseta y los jeans son lo mejor.

Pero las normas siguen en lo que se ve (brazos, cuello, piernas, cara, orejas). Si por el empleo que se hace no se permite el pelo suelto, pues te lo tienes que recoger (como puede pasar en las empresas alimentarias o hostelería). Si no se admiten pendientes, pues el piercing te lo tienes que quitar (también el de la nariz). Y si tu tattoo está en la espalda y no se ve con la ropa, pues no tienes por qué preocuparte.

Adiós a mi tatuaje

Creo que el negocio para estos tiempos será el producto o el láser que quite el tatuaje. Sobre todo ese que te hiciste “por amor y para siempre”, ahora que “no eres tú, soy yo”.

Pero también para aquellos tatuajes que en un momento dado de tu vida tenían un sentido y te gustaba, pero ahora no lo ves también.

Pero estoy convencida que la primera razón para quitarme tu tatuaje va a ser los pequeños problemas que me da en el mundo laboral.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios