¿Eres empleable?


Cuando hablamos de que si tu eres empleable nos referimos al grado de empleabilidad que tienes.

Ya hemos hablado en otros post de que es la empleabilidad. Pero vamos a recordar. La empleabilidad es la capacidad potencial de incorporarse y permanecer en el mercado laboral.

Lo que quiere decir esta definición es que son las posibilidades personales para encontrar un empleo y adaptarse a un mercado laboral que está en continuo cambio.

Entonces me vas a decir que eso son los jóvenes. Otros me dicen que son los que tienen experiencia. Y los que no la tienen me dicen que son los que no la tienen. Es decir, cualquiera es más empleable que yo.

Pues decirte que la empleabilidad depende de distintos factores  como son  la formación, la experiencia, las cualidades y las actitudes tanto personales como profesiones.

Cuando te decimos desde la orientación que tienes que conocerte, lo que nos referimos es que tienes que analizar los requisitos que se demandan en el mercado laboral y en el trabajo que quieres. Y lo que tú puedes aportar y en que te diferencias respecto a los demás. Cuando estos dos coinciden tienes un nivel de empleabilidad alto.

Por lo contrario cuando las demandas del puesto o del trabajo que tu buscas no coinciden con lo que tu puedes aportar, el nivel de empleabilidad es bajo.

Analiza tu empleabilidad. Aquí no se aprueba o se suspende. Será más fácil si no te mientes y no te engañas a ti mismo.

Cuestionario de Empleabildad

Cuestionario de factores de ocupabilidad

Estrategias para desarrollar tu empleabilidad

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios

Por qué no queremos cambiar


Una de las cosas que vemos en orientación es que a las personas les cuesta mucho cambiar. En estos momentos que vivimos, las personas a las que oriento dicen que quieren cambiar de trabajo, buscar otro que tenga mejor sueldo y horario, o incluso quieren trabajar en una empresa en donde puedan crecer profesionalmente.

Cuando analizas las destrezas, las fortalezas y los requisitos que esos nuevos puestos y que las nuevas empresas requieren, hay un “uff” que se nota en el ambiente.

Es porque hay algo que “hay que cambiar”. Puede ser algo físico como cambiar de ciudad o desplazarnos a un ayuntamiento cercano. O algo más, como aprender un idioma, realizar una formación, cambiar de horario,…

Pero todos en la sesión de orientación, me dicen que no aguantan más. Que llevan mucho tiempo buscando un trabajo (y no tienen otro) o intentando cambiar de empleo, pero no sale.

Sin embargo la verdad es que hay miedo el cambio (dejar algo que tengo por algo que no sé) y para eso tener que estudiar, aprender, conocer algo nuevo para adaptarme a los requisitos del nuevo empleo.

Lo digo porque cambiar supone un esfuerzo personal, profesional, económico, de ocio, y la verdad porque tengo mucha experiencia o ya aprendí mucho hasta ahora, y “¡qué pereza!”

Estoy convencida que cuando aguantamos situaciones que nos hacen sufrir, lo que estamos haciendo es acabar con nuestra autoestima, aumentamos nuestra desesperación. Sabemos perfectamente que lo podríamos cambiar con un ¡ya!, pero no lo hacemos. Y la pregunta es: ¿Por qué no cambiamos una situación que nos destruye?

Porque nos cuesta salir de nuestra zona de confort.

¿Qué quiere decir? Nos cuesta salir de donde nos sentimos seguros. Aunque lo estemos pasado mal y sabemos que no es mi trabajo ideal, estamos seguros.

Os pongo el relato de Alberto Blázquez donde lo explica perfectamente:

“Un Hombre va de visita a casa de un amigo y cuando entra al comedor se encuentra con el perro de su amigo. El perro es grande, fuerte, pero está quejándose y llorando.

El visitante pregunta a su amigo, “¿Oye, que le pasa a tu perro? Parece enfermo”.

No te preocupes, le dice el amigo. Este perro es muy perezoso.

Los dos amigos se sientan a relatar sus viejas historias, mientras que el animal continua quejándose ante lo cual el visitante inquiere de nuevo a su amigo y le dice: “Me sabe mal por tu perro, ¿por qué no lo llevas al veterinario?”. El hombre le contesta nuevamente: “No te preocupes, es que este perro es perezoso”.

El visitante inquieto por la misma respuesta, le pregunta: “Oye ¿por qué dices todo el rato que este perro es perezoso? Yo lo que veo es que está enfermo y que está sufriendo”. Entonces el amigo le dice:

“Mira lo que le pasa es que lleva sentado encima de un clavo toda la mañana, sé que le duele y por eso se queja y se queja, pero no ha querido mover el culo de su sitio, porque con todo y a pesar del clavo, se siente cómodo y ya se ha acostumbrado a su sufrimiento”.

Espero que el post de hoy nos haga reflexionar y ver qué puedo cambiar para poder vivir mejor, por lo menos sin dolor.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Usa los #Hashtags para buscar trabajo


Os dejo una infografía donde nos cuenta la importancia que tienen los #Hashtags en el marketing.

 

Lo que tenemos que hacer es usarlos cuando estamos buscando empleo

Nos ayudan a seguir ofertas, seguir a la empresa, la marca y sobre todo estar al día de muchos eventos, cambios que se producen en nuestro sector.

Usa los #Hashtags como #Empleo #Oferta #Trabajo #BuscarTrabajo #OrientacionLaboral #Orientacion

Acompañalos con el puesto que buscas: #Oferta #Empleo #Contable #Madrid

Hashtags Empresa SocialMedia

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

 

 

 

 

Lo que ven de ti las empresas cuando buscan personal


Cuando una empresa busca personal, entre todas las candidaturas se fijan en pequeños detalles.

Si te los aplicas, lo más probable es que te llamen para conocerte y poder obtener más información sobre tu perfil profesional.

16121_consejosjt

Via: http://blog.jobtoday.es/

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Las fiestas navideñas y nuestra tradición


La Navidad es quizás la época del año que se nos reviven nuestras tradiciones familiares. Volvemos a nuestra infancia. Comemos lo que se espera de la época. Estemos en donde estemos o quien estemos siempre recordamos nuestra casa de la niñez.

La música propia de estas fechas y de nuestros pueblos de origen; una época donde queremos regalar a nuestros seres queridos y amigos cercanos,… en fin, la mejor época del año… para algunos o para muchos.

Entre la gran cantidad de tradiciones, en nuestras ciudades se ha instaurado la de los mercadillos navideños, los rastrillos, dedicados a ofrecernos miles de opciones, para regalar o para llenar los espacios de nuestro hogar de ilusiones y cosas bonitas.

No sólo es comprar y vender, ni llenar de figuras y colores nuestros lugares, sino que podemos llenar muchas necesidades, comprar un regalo para un ser querido, un adorno para la mesa, un vino o una comida favorita…

Los mercadillos navideños son la suma de recuerdos y tradiciones que nos llenan estas fechas… Por ello, creemos que las mismas, a pesar de las dificultades económicas debemos mantenerlas como parte de nuestras vidas.

En orientación laboral apoyamos todo estas cosas que aburren a unos, cansan a otros y divierte a los demás.

Disfruta con los tuyos y pasa unas felices fiestas