¿Tengo que reciclarme?


Yo te diría que sí. En el mundo que vivimos está en continuos cambios. Esto provoca que la empresa demande personal en continua formación y adaptación a todos esos cambios. La primera consecuencia para ti es que tienes que reciclarte, tener los conocimientos totalmente actualizados. Si estás en la empresa, tendrás la formación continua, pero si estás fuera (en desempleo o en otra empresa) tienes que realizar tú el reciclaje. Así aumentarás las probabilidades de acceder al puesto al que quieres ir.

Lo que ha provocado en el mundo del desempleo es un “movimiento de formación”. Se ha demandado “cursos” de todo tipo para aprender nuevas tareas y nuevos conocimientos para enfrentarse a trabajos o puestos que no se habían ejercido hasta ahora.

Pero seguíamos con nuestra pregunta: ¿vale la pena reciclaje?

Sigo respondiendo que Sí. Ya que es una garantía para acceder a un nuevo  puesto y también para mantenerse en el que tienes ahora. Es decir, mejora tu empleabilidad.

En una empresa con personal en continua formación hace que la empresa sea más competitiva y puede optimizar los recursos de toda la platilla.

Pero para que esto funcione, la empresa tiene que hacer:

La formación tiene que ser controlable. No transmitir la idea de que quién no consigue estar entre los mejores no se esté jugando el puesto de trabajo. Sin embargo, también hay que decir que quien no alcance un mínimo de conocimientos no puede continuar en ese puesto, a lo mejor hay que cambiarlo.

Hay que hacer cantera. Lo más normal es que trabajadores salgan de la empresa por diferentes motivos (jubilación, enfermedad, desmotivación, cambios residencia, etc). Por eso tiene que tener una cantera dispuesta a ponerse a trabajar en ese momento, sin perder la competitividad.

La información es muy valiosa. El compartir los conocimientos es muy eficaz para la competitividad de la empresa, se puede reformar los vínculos entre los distintos departamentos de la empresa. Se aporta el máximo para alcanzar el/los objetivo/s.

Finalizo. Lo mejor es reciclase a nivel personal, aprender nuevas cosas. Pero también es importante reciclar los recursos disponibles en la empresa para así lograr optimizar el trabajo de toda la empresa.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios

Las cualidades que se valoran en las entrevistas


Hoy quiero que hablemos de unas cualidades que tendrás que destacar en tus respuestas durante la entrevista de trabajo.

Proactividad

¿Qué es esto os preguntareis algunos/as? Bien pues es la toma de iniciativa. Lo que comúnmente llamamos “tomar la iniciativa”. Lo que quieren es trabajadores que sean capaces de dar su opinión y decir lo que no les gusta. Esto no es fácil. Porque expresar tu opinión o decir algo que no va a gustar no se tiene que hacer a gritos o con insultos o de malas formas, sino con argumentos y basados a hechos reales y demostrables.

Se agradece que alguien vea las cosas desde otro punto de vista y que exponga alternativas y soluciones.

Compromiso con la empresa

No quieren que te cases con la empresa, pero tampoco que le seas infiel.  Lo que quieren es que mientras estés trabajando en ella te involucres en sus proyectos. Saldremos a delante si estamos juntos y formamos uno, pero será más complicado si son partes y hay que unirlas.

Responsabilidad

Cumplir con tu trabajo de la mejor forma capaz. Asegurarse que lo que tú hagas está bien, no hay que ir a revisarlo. Por eso eres un profesional.

Adaptabilidad

Lo de hoy, cambia en unos minutos. Los cambios tecnológicos que vivimos hace que la empresa tenga una competencia  brutal. Lo que necesita son plantillas que se adapten a los cambios, para así ser más productivos. Por lo tanto, te obliga a ti a adaptarte. Siempre aprender. Siempre adelantándote a los cambios.

Actitud positiva

Busca el lado bueno de las cosas. Las personas negativas hacen que las empresas no tengan luz y sean muy complicados trabajar. Impiden la motivación. Por eso, las empresas prefieren personas optimistas y positivas porque aportan más a la empresa. Son una ventana llena de luz.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Si te puedo ayudar como orientadora profesional contacta conmigo

Cuidado con estas preguntas en una entrevista de trabajo


Cuando preparamos una entrevista de trabajo tenemos que preparar las respuestas a preguntas que desconozco. Nadie sabe lo que te van a preguntar. Por eso  te preparé un archivo con 100 preguntas, 100 respuestas que te puede ayudar (al final del post).

Sin embargo, hay unas preguntas que no sepamos cómo responder porque, la verdad, no sabemos qué decir.

Hoy quiero que preparemos las respuestas a preguntas incomodas.

¿Cómo te defines?

¡Empezamos fuerte! La mayoría (por no decir la totalidad) que no sabemos quiénes son profesionalmente ni son capaces de decir unas palabras de cómo son personalmente.

La respuesta habitual es “no sé”. Y esa no es la respuesta. Necesitamos conocer qué puedo hacer, qué sé hacer, qué puedo aportar. Es decir, poner en valor nuestros puntos fuertes y minimizar mi debilidad (donde no soy tan bueno).

Empieza a realizar tu autoconocimiento

¿Por qué quieres dejar tu trabajo habitual?

Esta pregunta se la realizarán a las personas que están trabajando en el momento de la entrevista. Lo que se pregunta es por qué quieres cambiar.

La respuesta lo que mostrará es que tipo de motivación tiene esta persona con el trabajo o con el puesto.

Las razones pueden ser muy variadas, pero lo que tienes que transmitir es lo que para ti es lo importante ante el puesto o la empresa. Y el entrevistador valorará si se ajustan a lo que realmente busca para ese puesto.

Te diría que no mientas ni exageres. Di la verdad porque así evitarás y se evitaran decepciones.

Aunque el candidato se encuentre que necesita el trabajo (porque le termina el contrato en la que está ahora), pero aun así se debe recalcar que es importante para él.

¿Por qué dejaste el empleo anterior?

Lo que quieren saber es si hubo algún problema. Entonces, es una respuesta que tienes que llevar preparada. De alguna manera “va a caer”.

Tiene que notarse que lo dices con toda la naturalidad, que no es forzada ni cortante.

Puedes decir algo así como: se terminó el contrato y no me renovaron por la crisis; el volumen de trabajo se redujo y no había carga de trabajo y no me renovaron; La empresa cerró o iba a cerrar y ya no me renovaron;

Lo que debes evitar es contar todo y hacer larga la respuesta. Concreta. No debes de entrar en problemas personales o profesionales. No debes dar por hecho tu interpretación. Evita “el humor” como por ejemplo: “alguien se tenía que ir y me tocó a mí”. Y por supuesto, no comentes cosas que pueden encajar en “falta disciplinaria” como por ejemplo: “le dije cuatro cosas bien dichas al jefe/a, y claro me echaron”.

Las razones de la marcha voluntaria pueden ser variadas: por salario, porque sienten que han tocado techo, porque las condiciones que les habían prometido no se han cumplido, por el horario, por cambio de domicilio, por cambiar de profesión, por el estilo de liderazgo…

Será el entrevistador quien tenga que decidir si el candidato es compatible con lo que quiere la empresa.

¿Cuánto quieres ganar?

Ante todo, no te pongas nervioso. Es un tema más de la entrevista, no el único.

La mejor manera de abordarla es decir qué esperas un sueldo acorde con tu formación, experiencia y responsabilidad. Lo importante es informarte de cuál es el sueldo que se paga en ese puesto.

Si hay tienes que dar una cifra, muévete en una banda salarial. “En este sector, este tipo de puestos se está pagando entre 30.000 y 36.000 euros brutos al  año”. El momento de negociar definitivamente esta cuestión llegará al conseguir el empleo.

Cuál es mi sueldo

Más preguntas 100 preguntas, 100 respuestas

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

¿Cuántas entrevistas tuviste de enero a marzo del 2018?


¿Cuántas entrevistas tuviste entre enero a marzo del 2018?

 

 

Como usar los grupos de Linkedin para ampliar tu red de contactos


La Linkedin es la red profesional que va mucho más allá de la simple búsqueda de trabajo.

En el blog puedes encontrar más información cómo usar Linkedin para buscar un empleo

Lo que hoy te quiero comentar cómo la participación en los grupos de Linkedin puede ser un beneficio para encontrar un empleo. Lo que quiero destacar es la importancia de utilizar los grupos con la finalidad de generar mejores contactos y darte a conocer. No es necesario disponer de recursos, sino dedicarle un poco de tiempo.

Tienes que tener en cuenta que los grupos de Linkedin lo forman un conjunto de personas y profesionales que compartes intereses comunes. Hay una infinidad de grupo desde medicina, leyes, TIC, búsqueda de empleo, españoles en…, etc. Diversos grupos, subgrupos, genéricos, especializados, zonas geográficas.

Podemos decir que todas las profesiones y oficios están representadas en un grupo de Linkedin.

Antes de empezar a participar en los grupos, deberás hacer una selección preliminar de los que tienes intereses comunes con ellos. Es decir, de los que te interese participar. Recuerda que solo puedes elegir 50 grupos y subgrupos.

Tenemos que saber que seguir los grupos y no participar es como estar apuntado en un gimnasio y no ir. Lo que quiere decir que estarás perdiendo el tiempo. Y aunque Linkedin es gratuito, también perderás dinero, ya que participar, compartir, opinar, recomendar y relacionarte con tus colegas es fundamental. Por eso, para empezar empieza con dos y después irás aumentado.

Cuando busques tus grupos de interés no solo deberás tener en cuenta la especialidad o temática, también deberás analizar diversos aspectos de cada uno de ellos como el lugar de procedencia geográfico de la mayoría de sus integrantes, el volumen de actividad/inactividad, calidad de sus contenidos, etc.

Tienes que tener en cuenta los grupos que te pueden ayudar a posicionarte como experto en tu especialidad o bien en aquellos en los que pueden estar las personas que te pueden seleccionar (que para eso estás en los grupos).

Una vez elegido el grupo o los grupos, empezamos a interactuar.

Comparte tus temas de interés. Pueden ser post de tu blog o artículos de terceros pero de interés para sus miembros, un documento que hayas redactado, videos, imágenes, crear debates, etc. Solo recuerda que sea lo que sea tiene que ser de interés para el grupo.

Interactúa. Lee, conversa y participa. Igual que tu compartes información de interés y los demás comentan tu información, tú tienes que hacer lo mismo. No es una pérdida de tiempo. Tómalo como una inversión a medio plazo. Recuerda que tendrás una información actualizada de tu sector u ocupación.

Otra cosa que puedes hacer es crear tu propio grupo. Pero para eso, paciencia. Crear un grupo para tu búsqueda de empleo lo que te sirve es para promocionarte a ti. Te va a dar más trabajo, porque nadie se unirá cuando hay 10 ó 20 personas. Tienes que lograr que te unan más personas. Eso obliga a más información, más participación y más trabajo.

No se te olvide, hacerte un video contando quién eres videocurriculum

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Tu empleabilidad


Se entiende por empleabilidad la capacidad potencial de incorporarse y permanecer en el mercado laboral.

Conocer tu empleabilidad te ayuda a poder acceder a un plan de formación (formal, no formal e informal) que me permita acceder en menos tiempo al puesto de trabajo que quieres. Lo que se pretende es que trabajador se adapte de manera más eficaz a las condiciones cambiantes del mercado laboral.

Podemos decir que la empleabilidad está unida a la formación continua o lo que habitualmente hablamos del aprendizaje a lo largo de la vida.

Habitualmente se identifica el concepto de empleabilidad con el nivel de inserción. Como por ejemplo, ingeniería, medicina, odontología, ADE, etc porque tienen un alto grado de inserción laboral tienen mejor empleabilidad, mientras tienen más baja empleabilidad estudios como filología, música, historia, etc porque tienen más bajo nivel de inserción.

Pero esto no es así. ¿Por qué? Porque el nivel de empleabilidad no dependen de los estudios, sino de tu adaptación a un mercado laboral cada vez más competitivo y más cambiante.

Lo que se hace, tanto jóvenes como no jóvenes, es hacer cursos y acumular títulos, que en muchos casos ni son necesarios.

Lo que tienes que analizar cuando estés buscando un empleo (o quieres mejorar el que tienes) es ver los requisitos que demanda el puesto que estás buscando.

Por ejemplo: Si yo tengo estudios de administrativo. Pero cuando voy a las entrevistas o cuando veo las ofertas veo que piden ‘conocimientos de programa word’ y no tú no lo conoces. Entonces, te va a costar encontrar un puesto de administrativo. Si aprendes por tu cuenta o que enseña alguien o haces un curso, será más fácil que encuentres el puesto que quieres.

Mientras el sistema educativo y la sociedad sigan pensando que la empleabilidad depende más del número de títulos o cursos que acumules que del conocimiento o talento que tengas, seguiremos teniendo un mercado laboral precario, temporal y de salarios bajos, mientras las empresas necesitan personas bien formadas para poder ser más competitivas y productivas.

¿Eres empleable?

Para mejorar mi empleabidad qué tengo que hacer

¿Conoces tú nivel de empleabilidad?

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo