No tuve tiempo


En septiembre empieza el año. Sí. Como nos pasa en año nuevo, en septiembre nos marcamos unos propósitos que siempre son los mismos: dejar de fumar, estudiar inglés, ir al gimnasio, etc

En mi profesión, estamos en temporada alta. Se colapsan las oficinas de empleo y los centros de empleo y formación de los ayuntamientos por el aumento de peticiones de cita con los orientadores laborales.

¿Por qué? Simplemente, para buscar trabajo.

Así que empecé con las citas. Por eso hoy me puse a escribir este post.

Cuando empiezo la entrevista de orientación quiero conocer a la persona que tengo delante. Aunque me dé su curriculum, no lo leo porque quiero que me cuente, con sus palabras, quién es (profesionalmente) y de qué quiere buscar trabajo.

Me dice. Yo escucho. Voy preguntando. Y la persona va respondiendo. Es decir, mantenemos una conversación.

Pero hay una respuesta que siempre se repite en la mayoría (porque nunca son todas) de las personas que oriento que es: No tuve tiempo.

Es una respuesta que llevo 17 años escuchando y aún me choca cuando la escucho en una sesión de orientación laboral.

Quiero hoy reflexionar, a mediados de mes de septiembre, aún no empezaron el cole nuestros menores. Ya empezaron la universidad nuestros mayores.

Estoy convencida que una persona acude a una sesión de orientación laboral, lo que busca son respuestas a preguntas. Y los orientadores (yo la primera) queremos que respondas tú a las preguntas.

Me da sensación que “buscar trabajo” no hemos asumido que es un trabajo. Requiere un horario, un lugar, una planificación, una organización, una ayuda. Es decir, un tiempo.

Creo que lo que nos impide trabajar en nuestra búsqueda de empleo es la gestión del tiempo, de nuestro día a día. Y sobre todo: mañana lo haré…

No es el no tener información. No es no tener dónde mirar ofertas o no tener un listado de empresas para enviar el curriculum. No es no tener un ordenador o no tener una conexión a internet. No es no tener Linkedin o no tener ofertas adaptadas a mí en Infojobs.

Lo que impide que no encontremos un empleo o por lo menos que no nos llamen para entrevista, se resume en 3 palabras: No tuve tiempo.

Cuando una persona que está en situación de desempleo, me dice que está deprimida, desmotivada, aburrida, cansada, y demás. Yo le comento, con toda mi buena voluntad, que salga a caminar, que quede con amigos, que procure comer mejor, beber más agua, … que se organice el día, que le será mucho mejor.

La respuesta a menudo (no siempre) es la misma: No tengo tiempo.

Por eso, llego a la conclusión que todo está antes del buscar el empleo. En trabajar por encontrarlo. En prepararme para poder hacer mejor. Es decir: No tengo tiempo.

No es suerte encontrar un empleo o que te llamen para una entrevista. Es simplemente, haberle dedicado tiempo para conseguirlo.

un nuevo propósito para este nuevo curso es:

tener tiempo para buscar trabajo

Espero que el post de hoy te haga reflexionar sobre la gestión de tu tiempo.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios

Sobrevivir al desempleo de una pareja en pareja


Dicen que después de las vacaciones aumentan los casos de separaciones. Comentan que es porque la pareja pasa más tiempo junta que durante el resto del año.

Es habitual, en estos tiempos, que en una pareja uno de ellos esté sin trabajo. Además de la desesperación que ocasiona que una persona no tenga un trabajo, se unen los problemas “habituales” de convivencia de una pareja.

En mi experiencia como orientadora profesional, las personas que están en situación de desempleo necesitan el apoyo de su pareja, de su familia y de sus amigos.

Cuando nuestras parejas se quedan sin trabajo, hay varias fases. La primera, es de acompañamiento. Sin embargo, cuando pasa el tiempo y el trabajo no aparece, se inicia una fase de críticas y exigencias. Lo que se consigue es llegar a un estado de desesperación que, en muchos casos, producen la ruptura de la pareja.

Yo soy orientadora profesional no consejera sentimental. Pero creo que hoy podemos hablar de algunos “aspectos” que no sé si ayudará a una pareja a seguir juntas, pero pueden servir para sobrevivir al desempleo de una pareja en pareja.

Lo más importante es que la pareja sea flexible. Se tiene que adaptar a los nuevos cambios. Así que empecemos por los roles. No pasa nada que el uno asuma el rol del otro. Y viceversa. Sobre todo en las parejas hetero. El hombre puede asumir el rol de la casa, la mujer el rol del trabajo. Con normalidad. Sin estereotipos. Sin vergüenza. Con orgullo.

Los cambios económicos. Juntos hay que ver la situación económica de la pareja. Juntos llegar al acuerdo de los nuevos ajustes financieros. Llegar al acuerdo de compartir la reducción de gastos, une.

Las decisiones que toméis, acertadas o no, tienen que ser conjuntas, reales y posibles. La familia, el entorno más cercano, de una persona que está en desempleo es el soporte, no solo económico, sino también emocional.

No sé por qué (me lo imagino), pero cuando uno de la pareja está sin trabajo, lo que se logra es desestabilizar a la pareja para que juntos caigan. Creo que en estos momentos difíciles lo que hay que establecer es una comunicación directa y franca entre la pareja y entre todos los que conviven juntos (incluidos los hijos/as). Así se podrá superar esta situación.

Creo en los cuentos de hadas, lo reconozco, pero sé que el amor “romántico” se va. Sin embargo, sí que creo en el poder de la superación. Es muchísimo más fuerte que el de la inestabilidad laboral que genera estar en desempleo.

También creo que el desempleo es temporal. Es una situación que dura entre un empleo anterior y un empleo nuevo. Este tiempo puede ser poco o mucho, corto o largo. Y ahí va a ayudar mucho la otra parte de la pareja: en el apoyo que tenga.

Como orientadora recuerdo que una persona que está buscando trabajo tiene que tener su horario, su sitio y su agenda. Dentro de la organización de la pareja tiene que establecerse el horario y el lugar, mientras que de la agenda se tienen que preocupar quién busca el empleo.

Vivir en la pareja una situación de desempleo afecta al aspecto físico, al emocional, desmotiva, cansa, aburre y es frustrante. Sin embargo, creo que la pareja puede encontrar una salida. Creo que el secreto es verlo como una nueva oportunidad que se presenta en la vida laboral de una persona. Lo sé no es fácil. Pero hay que ser optimista.

Creo que juntos se logran abrir más puertas que estando solo.

De todas formas pienso que si en esta situación, tú pareja no te ayuda, no te apoya o tú no sientes que está contigo, creo que no es buena pareja.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Aspectos fundamentales del Sistema Nacional de Cualificaciones (SNCFP)


El Sistema Nacional de Cualificaciones es un elemento fundamental para cualquier trabajador (y persona que busca un empleo), porque:

Afianza derechos:

  • Derecho a la cualificación de todas las personas. Todos los trabajadores tienen derecho a que una especificación oficial acredite su competencia oficial en un campo ocupacional, independientemente de la vía por la que se haya adquirido (formal, informal, no formal o por experiencia laboral).
  • Derecho al reconocimiento social de esa cualificación. Una vez acreditada la cualificación tiene pleno significado en el empleo. Es decir, le corresponde una ocupación en el mercado laboral.
  • Derecho al proceso de progresión en las cualificaciones. A través del sistema de cualificaciones un trabajador no queda estancado en la última titulación que obtuvo, sino que se rompe las barreas formativas en la medida que se abren varias vías para acreditar la competencia ocupacional.

Ascender laboralmente

El Sistema de cualificaciones es un referente en la negociación colectiva y proporciona la contratación de un trabajador.

Es un sistema que se revisa y se actualiza las clasificaciones profesionales, ya que identifica las diferentes figuras profesionales estratificadas por niveles, correspondientes a cada área competencial.

El punto de partida es la Ley Orgánica 5/2002 de 19 de junio de las Cualificaciones y la Formación Profesional (SNCFP)

La finalidad de la ley es, principalmente:

  • Facilitar la integración de las distintas formas de certificación y acreditación de las competencias y de las cualificaciones profesionales
  • Fomentar la formación a lo largo de la vida
  • Integrar las distintas ofertas formativas
  • Instrumentar el reconocimiento y la acreditación de las cualificaciones profesionales

Tiene como objetivo principal,

La ordenación de un sistema integral de formación profesional, cualificaciones y acreditación, que responda con eficiencia y transparencia a las demandas sociales y económicas a través de las diversas modalidades formativas, así como la oferta de la formación sostenida con fondos públicos, favorecerá la formación a lo largo de toda la vida, acomodándose a las distintas expectativas y situaciones personales y profesionales.

A dicha finalidad se orientarán las acciones formativas programadas y desarrolladas en el marco del Sistema Nacional de Cualificaciones y Formación Profesional, en coordinación con las políticas activas de empleo y de fomento de la libre circulación de los trabajadores.

Qué se entiende por SNCFP

El conjunto de instrumentos y acciones necesarios para promover y desarrollar la integración de las ofertas de la formación profesional, a través del Catalogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, así como la evaluación y acreditación de las correspondientes competencias profesionales, de forma que se favorezca el desarrollo profesional y social de las personas y se cubran las necesidades del sistema productivo.

Las funciones del SNCFP

  • Promover y desarrollar la integración de las ofertas de la formación profesional, a través de un Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales
  • Evaluar y acreditar las correspondientes competencias profesionales.

Los principios básicos del SNCFP

  • El desarrollo personal y al ejercicio del derecho al trabajo como a la libre elección de profesión u oficio y a la satisfacción de las necesidades del sistema productivo y del empleo a lo largo de toda la vida.
  • El acceso, en condiciones de igualdad de todos los ciudadanos, a las diferentes modalidades de la formación profesional.
  • La participación y cooperación de los agentes sociales con los poderes públicos.
  • La adecuación de la formación y las cualificaciones a los criterios de la Unión
  • Europea.
  • La participación y cooperación de las diferentes Administraciones públicas.
  • La promoción del desarrollo económico y la adecuación a las diferentes necesidades territoriales del sistema productivo.

Los fines del SNCFP

  • Capacitar para la actividad profesional.
  • Promover una oferta formativa de calidad.
  • Proporcionar a los interesados información y orientación.
  • Incorporar a la oferta formativa acciones de formación que capaciten para el desempeño de actividades empresariales y por cuenta propia.
  • Evaluar y acreditar oficialmente la cualificación profesional cualquiera que hubiera sido la forma de su adquisición.
  • Favorecer la inversión pública y privada en la cualificación de los trabajadores y la optimización de los recursos dedicados a la formación profesional.

Quién realiza la regulación y la coordinación del SNCFP

Corresponde a la Administración General del Estado la regulación y la coordinación, sin perjuicio de las competencias que corresponden a las Comunidades Autónomas y de la participación de los agentes sociales.

El Consejo General de Formación Profesional es el órgano:

  • Consultivo y de participación institucional de las Administraciones públicas y los agentes sociales.
  • De asesoramiento del Gobierno en materia de formación profesional, sin perjuicio de las competencias que el Consejo Escolar del Estado tiene atribuidas.

El Instituto Nacional de las Cualificaciones es el órgano técnico de apoyo al Consejo General de la Formación Profesional responsable de definir, elaborar y mantener actualizado el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales y el correspondiente Catálogo Modular de Formación Profesional.

Cómo se desarrolla el SNCFP

Para el desarrollo del Sistema Nacional de Cualificaciones y Formación Profesional se promoverá la necesaria colaboración de: las empresas con las Administraciones públicas, las universidades, las Cámaras de Comercio y las entidades de formación.

Para identificar y actualizar las necesidades de cualificación, así como para su definición y la de la formación requerida, se establecen procedimientos de colaboración y consulta con los diferentes sectores productivos y con los interlocutores sociales.

La formación favorecerá la realización de prácticas profesionales de los alumnos en empresas y otras entidades. Dichas prácticas no tendrán carácter laboral.

Cómo se organiza el Catalogo Nacional de Cualificaciones Profesionales

Se organizará en módulos formativos articulados en un Catálogo Modular de Formación Profesional y ordenados por niveles de cualificación. Teniendo en cuenta en todo caso los criterios de la Unión Europea, igualmente se garantiza la actualización permanente del catálogo, previa consulta al Consejo General de la Formación Profesional, de forma que atienda en todo momento los requerimientos del sistema productivo.

Más información sobre el SNCFP

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Cómo se realiza el análisis del perfil del puesto


Cuando una empresa comienza una selección de personal, lo que tiene que hacer es “realizar un análisis del perfil del puesto”.

Es fundamental en selección de personal, porque la empresa va a “diseñar” a qué perfil profesional quiere contratar.

La mayoría de las personas que buscan un empleo no lo conocen (por eso hablamos hoy de él) o no le dan ninguna importancia (por eso hoy hablamos de su importancia).

Cuando hacemos nuestro plan de acción para buscar trabajo, lo que hemos dicho es antes de enviar mi currículum a una empresa, e incluso antes de afrontar la entrevista de trabajo, lo que tenemos que hacer es analizar el perfil del puesto al que nos presentamos.

¿En qué consiste el análisis del perfil del puesto?

De manera sencilla, es la descripción de las competencias técnicas y personales que se exigen para el cumplimiento de las tareas necesarias para la realización del trabajo.

Lo que se trata es de saber qué formación y/o experiencia es necesaria, titulaciones o carnet profesional, las aptitudes del candidato/a requeridas para el desempeñar el puesto de trabajo.

¿Por qué se analiza?

Es necesario que la empresa lo realice (y las personas que quieren el puesto también) porque debemos conocer las competencias (conocimientos, habilidades) que se van a desarrollar en el puesto de trabajo.

Si buscamos trabajo lo que hacemos es conocer los puntos fuertes y débiles (el DAFO) que sean coincidentes al puesto y así elaborar el currículum y preparar la entrevista.

¿Cómo lo hago si estoy buscando trabajo?

Lo primero que debo saber es que puesto de trabajo quiero optar. No vale eso de que “cualquier cosa”.

Una vez que lo sepa. Tengo que acudir a buscar ofertas relacionadas con ese puesto. Tengo que mirar desde los anuncios de los periódicos, los portales de empleo, las web,…

El objetivo

Analizar la descripción de los anuncios que se realizan en el puesto, podemos ver los distintos requisitos que solicitan. Pueden que estos varíen en función del sector o el tamaño de la empresa, pero te va a permitir ver en global lo que se necesita.

Haz una lista. Valora lo que tienes o puedes conseguir. Analiza lo que te falta y cómo lo puedes obtener.

Lo que vamos a conseguir es tener un listado completo de nuestras habilidades y competencias para ese puesto.

Resume de competencias para elaborar nuestro perfil

Habilidades de gestión y organización

Autosuficiencia, capacidad de coordinar, capacidad de decisión, capacidad de organizarse, autosuficiencia, emprendeduría, gestión de las actividades de trabajo, gestión de los recursos financieros, gestión de los recursos humanos, gestión de los recursos materiales, gestión técnica, habilidad de supervisión, habilidades de gestión del tiempo, habilidades de liderazgo, planificación estratégica, planificación operativa, tendencia al riesgo.

Habilidades y competencias personales

Afán de aventura, agudeza de ingenio, amabilidad, capacidad de trabajo en equipo, conciencia de seguridad, confiabilidad, confianza en sí mismo, coraje, cortesía, credibilidad, desinterés, discernimiento, discreción, disposición a aceptar la responsabilidad personal, disposición para ayudar, empatía, entusiasmo, espíritu de cooperación, firmeza, flexibilidad, honestidad, independencia, iniciativa personal, invención, lealtad, mentalidad competitiva, mente abierta, originalidad, personalidad equilibrada, prudencia, sentido de la orientación, sentido de la responsabilidad, sentido del humor, tenacidad, tolerancia a la actividad monótona, tolerancia a la frustración, tolerancia a la tensión emocional, tolerancia al cambio y la incertidumbre, tolerancia al estrés

Habilidades cognitivas y habilidad para resolver problemas

Autoevaluación, capacidad de aprendizaje, capacidad de concentración, capacidad de observación, colección de información, conocimiento de entornos de trabajo, curiosidad intelectual, enfoque, sistemático, habilidades de la memoria, habilidad para resolver problemas, inventiva, pensamiento analítico, pensamiento lógico, poder de razonamiento, riqueza de ideas, voluntad de aprender.

Habilidades y competencias sociales y comunicativas

Comunicarse eficazmente con las personas, capacidades pedagógicas, compatibilidad con el cliente, competencia en comunicaciones profesionales, competencia en la expresión escrita, competencia en la expresión verbal, competencia intercultural, establecer contactos, fomentar los contactos, habilidad de negociación, habilidades de trabajo en equipo, habilidades retóricas, participación activa en los debates, participar en las reuniones.

Diccionario Europeo de Competencias

Para resumir, podemos decir que una vez que conozcamos el perfil profesional y las competencias que demanda la empresa, lo compararemos con nuestro perfil personal, y podemos realizar el análisis:

  • Identificar habilidades y competencias del puesto
  • Analizar los puntos fuertes que tenemos con respecto al puesto
  • Detallar los logros obtenidos, describiendo las situaciones reales y portando ejemplos
  • Marcar los puntos débiles con el objetivo de reducir sus efectos

Realizando el análisis detallado del perfil demandado por la empresa con la identificación de nuestras competencias, lo que lograremos es identificar aquellas competencias que debemos mejorar.

Lo importante de todo esto es que una vez que tengamos toda esta información es el momento de modificar nuestro currículum para adecuarlo a la oferta, bien como respuesta a un anuncio o bien como autocandidatura.

Tendremos que incluir las competencias, tareas, funciones o responsabilidades que hayan solicitado en la oferta, pero, también, añadiremos aquellas que encontramos en las distintas descripciones de los perfiles publicados, que consideramos que son importantes y que más concuerdan con los míos.

Lo que pretendemos es que la persona que realiza la selección, pueda ver, a simple vista, todo lo que está buscando en un candidato.

En la entrevista destacar tanto las competencias genéricas (actitudes y aptitudes para el desempeño de la ocupación), como las específicas (conocimientos teóricos y prácticos, habilidades y destrezas relacionadas con el puesto).

Con todo esto lo que vamos a lograr es aumentar nuestras posibilidades de ser seleccionados. Además de evitar de enviar currículum por enviar, sino concentrar la búsqueda a puesto y/o empresa y/o sector.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

De qué buscas trabajo


Muchas de las personas que oriento, cuando les pregunto de qué buscan trabajo, me dicen: “de cualquier cosa”.

Entiendo que los tiempos que estamos viviendo, la necesidad de tener un trabajo es vital para todas las personas, tanto mayores y jóvenes como hombres y mujeres, podamos aportar a nuestra sociedad. Un trabajo es ganar legalmente un dinero, pero también es tener un horario, relacionarme con otras personas, poder sentirte útil, etc.

Pero buscar un trabajo de “cualquier cosa” es un error muy común entre las personas que están desempleadas. Lo que demuestra es que quieren trabajar, por supuesto, pero también me dicen que están desesperados. Y eso, a la hora de afrontar el buscar un trabajo, no es bueno, porque no deja ver el camino.

Si es tú caso, no te preocupes, no pasa nada. Solo que tienes que ponerte a saber de qué buscas trabajo o qué es lo que quieres hacer.

Eso, si, a esto le tendrás que dedicar tiempo, ni mucho ni poco, sino tiempo, pero vale la pena, lo creo.

Lo primero que tienes que hacer es una autoevaluación. Conocerte. Puedes hacer un DAFO y un CAME

La razón primordial es conocer tus intereses, tus habilidades, tus conocimientos, tus competencias, y más.

Puedes hacer una lista en lo que eres bueno y en aquello en el que no eres tan bueno. Relacionalo con ocupaciones que consideres pertinentes.

Con lo que hemos hecho anteriormente, podemos elaborar nuestra lista de ocupaciones preferidas.

No pongas más de 10, pero no menos de 5. Agrúpalas por funciones (tareas). Si no sabes cómo elegir, te voy a contar un truco. Haz diferentes listas, en distintos momentos, en un papel y a mano. Por ejemplo: hoy por cuando leas este artículo; después de 24 horas; después de 24 horas; recógelas todas y marca las que coincidan. Y esa es la lista. De todas formas, la lista la puedes cambiar cuando quieras.

Ya tenemos las ocupaciones objeto de la búsqueda de empleo

Una vez que tenemos las ocupaciones, tenemos que mirar los requisitos (de formación y de otro tipo), la situación de empleo, las oportunidades, la remuneración, etc.

Para hacer esto, podemos consultar el INCUAL en donde está el Catálogo de Cualificaciones Profesional, Cualificaciones Profesionales en el CNCP 

Para consultar la remuneración y las condiciones laborales del sector, puedes consultar los convenios laborales, que pueden ser nacionales, provinciales o de empresa.

Una vez que tengamos toda esta información, que te ha llevado un tiempo, pero no perdido, tenemos que ver las ocupaciones de las que cumplen los requisitos, las que me pudo cumplir, las que se adaptan a mi horario y condiciones laborales, etc.

Por ejemplo, si me requiere carnet de conducir, pues lo puedo sacar. Si una característica del trabajo es trabajo por turnos, tendré que organizarme. Entonces, la lista la modificaré, quitando aquellas que no me convenzan. Y aplazando aquellas que necesito realizar la formación, por ejemplo.

También te puede ayudar el hablar con amistades o conocidos que trabajaran en esas ocupaciones y/o empresas para que te contaran de cómo se trabaja, cómo es el día a día, o cualquier cosa que te puede ayudar.

Ahora, con toda la información, tienes que ser capaz de saber de qué buscas trabajo.

Lo que tienes que tener en cuenta es que no puedes desesperarte, desmotivarte, si las conclusiones a las que llegas no son las que deseabas. Pero, si te pasa esto, debes continuar.

Entonces, ahora empezamos a hacer nuestro plan de acción para buscar trabajo de lo que has elegido.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Elabora un plan de acción para buscar trabajo


Si continuas buscando trabajo o vas a empezar a buscarlo, estás en el sitio adecuado. Hoy quiero que hablemos de cómo elaboro mi plan para conseguir ese empleo que quiero.

Para que te sea más fácil tendrás que seguir unas pautas y así poder alcanzar el objetivo esperado (encontrar un trabajo).

Cuando hablamos de “planificar” decimos que es un esfuerzo que se realiza para cumplir objetivos y hacer realidad distintos propósitos.

Para poder llegar al objetivo es necesario ir pasando distintas fases que se definen en el momento de comenzar, además de usar diferentes recursos y herramientas.

Sin embargo, planificar desde el punto de vista de la orientación laboral, es “plantear, organizar y gestionar estratégicamente una serie de tareas para encontrar el empleo deseado”.

A estas alturas me preguntas: ¿por qué necesito planificar mi búsqueda de empleo?

Es verdad que la mayoría de las personas que buscan trabajo lo que realizan es enviar/entregar currículum a todas las ofertas que se presentan (sino no las hay, me presento igual “por si acaso sale algo”). Ya hemos dicho en este blog que ese es el mayor error

¡Hazte un currículum!

La razón primordial de tener un plan de acción para buscar trabajo es optimizar los recursos. Es decir, no es enviar por enviar (perdemos tiempo, no nos contestan, nos deprimimos y gastamos dinero y tiempo) sino concentrar los envíos en los puestos concretos y en las empresas determinadas.

Es decir, aumentar la productividad en el proceso de búsqueda, además de conseguir no desmotivarte y no decaigas en la búsqueda de empleo. Lo que quiero es que no de desesperes y no abandones.

Por mi experiencia en la orientación laboral, es que las personas que “están acostumbradas a planificar” le resulta más fácil. Pero, las que no “planifican” habitualmente, les es un poco más complicado.

Elaborar un plan de acción para buscar trabajo te ayuda a desarrollar tu competencia de planificación, muy valorada en el mercado laboral.

Empezamos. Dividimos nuestro plan en tres partes:

¿Qué puedo o sé hacer?

Tengo que pensar qué tareas o actividades, responsabilidades puedo hacer y así buscar un trabajo.

Para hacerlo repasa toda tu experiencia profesional. Piensa en todo lo que has hecho a lo largo de tu vida laboral, bien en empresas como en actividades de voluntario, o en la realización de prácticas no laborales de los cursos o de los ciclos de formación profesional.

También, repasa todo lo que has estudiado, los módulos de los cursos, de los másteres.

Todo por escrito. Te ayudará a verlo. Repásalo las veces que te haga falta. No tengas prisa, tomate el tiempo que haga falta.

Organiza toda la información que has recopilado

Una vez que tengas todas las tareas, funciones y responsabilidades, y todo lo que estudiaste o te formaste a lo largo de tu vida laboral. Tienes que agruparlas por grupos. Tienes que ver que ocupaciones o profesiones puedes ejecutar esta experiencia y formación.

A estas alturas ya tienes un gran camino hecho. Esto es lo más difícil. Ahora, ya cuentas con una gran materia prima para elaborar tu plan.

Tercero. Realizar mi seguimiento en buscar trabajo

¿Cómo hago mi seguimiento? y ¿dónde registro mi actividad para buscar trabajo? pues sencillo: en una agenda.

Tienes que tener una agenda de búsqueda de empleo en donde puedas apuntar desde a dónde envías el currículum, los portales en dónde estás registrado, las ofertas que contestas, etc.

Además, apuntar las tareas que tienes o has hecho. Donde está el horario para buscar trabajo. En pocas palabras, tener todo a mano y todo registrado.

Necesitar buscarte un sitio para buscar trabajo y tener un horario

Antes de terminar, quiero que sepas que no es fácil. Comienza despacio. Vete poco a poco, día a día.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo