Tus habilidades comunicativas


En muchas ofertas requieren “habilidades comunicativas”. La mayoría de las personas que oriento me preguntan cómo lo ponen en su curriculum. Y hoy quiero que hablemos de eso. Antes de empezar, recordarte que tienes distintos post sobre el competencias que os puede ayudar.

Cuando las empresas requieren en su oferta de empleo “habilidades comunicativas”, lo quieren es crear un clima laboral de entendimiento y cooperación, así como el éxito del trabajo en equipo y la prevención de conflictos.

Tener una habilidad comunicativa no es sólo saber leer y escribir correctamente, sino también tener la capacidad de adaptarnos a situaciones y ambientes distintos. Ya que tener ésta competencia no es solo el conocer el idioma, sino también la habilidad para usarla.

Desde los años 70 (cuando aparece el concepto de competencia de comunicación) hasta hoy en día, la comunicación es una pieza importante en nuestra sociedad hasta ser el centro de todas las relaciones empresariales y sociales. No quiere decir que hace unas décadas no existirá la comunicación dentro de la empresa, sino que es a raíz del avance tecnológico cuando empieza a ejercer este papel fundamental. El dominio de la comunicación en sus distintos niveles es, por ello, la mayor herramienta con la que un individuo puede contar hoy.

Nos referimos a capacidades “socialmente adecuadas”, no sólo saber leer y escribir correctamente, como decíamos anteriormente. En el mundo del trabajo, se refiere fundamentalmente a la capacidad de adaptar nuestras estrategias y habilidades a cada situación en particular.

En la mayoría de los trabajos, por no decir en la totalidad, es muy valorado el lenguaje corporal, la empatía y, por supuesto, adaptar nuestro lenguaje a la persona que nos dirigimos. Lo importante es transmitir el discurso, lo que queremos decir, lo que queremos vender. Lo que tenemos que saber que es tan importante lo que se dice como el modo en el que lo hacemos, ya que la comunicación es un acto social y no depende sólo de la persona que emite el mensaje, sino también del modo en que otra lo interpreta.

Recuerda que tus competencias comunicativas son tan importantes para el mundo del trabajo, ya que las empresas se juegan su imagen corporativa en cada unidad que venden. Y si bien estas habilidades se pueden mejorarse o aprenderse con formación, sin embargo os recomiendo que la práctica y la observación son los modos más eficaces para perfeccionar nuestras competencias en este sentido.

Recuerda que podemos ayudarte a mejorar tus habilidades comunicativas y la entrevista de trabajo. Buscaremos la mejor forma de poder resolver las dudas a la hora de buscar un trabajo.

Ponte a ello, y si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Isabel Loureiro. ¿En qué puedo ayudarte?

Anuncios

Como hablo en una entrevista de trabajo


Estaba leyendo un artículo sobre lo que no tienes que hacer cuando hablas en público. Y pensando bien, esos mismos errores son los que no tenemos que hacer cuando hablamos en una entrevista de trabajo, bien sea individual o grupal. El objetivo es el mismo: captar la atención del entrevistador.

En las entrevista de trabajo, habitualmente no comunicamos, comentemos errores que son muy comunes. Intentemos corregirlos, no solo para las entrevistas, sino para la vida común.

  • Muletillas. Tenemos palabras o frases que usamos de manera compulsiva a lo largo del día. Tenemos que corregirlas. Cuando realizamos entrevistas es molesto que en 5 minutos una persona repita una frase o expresión. Es algo que tengo, que hago, pero no soy consciente que lo hago. Preguntad a personas cercanas a vosotros que os lo digan, y después corregirlas.
  • Tartamudear. Cuando escuchamos a una persona hablar con tartamudeo, nos da la sensación de inseguridad. Tenemos que corregir. Recomendación de una que tartamudea, es que hablemos despacio y vocalizar.
  • Palabras comodín. ¿Qué son? Pues esas … ummm, aaaa, ehhhh, …. Simplemente, no decirlas, anularlas…. Es lo mejor.
  • Tono de voz. Nos cansamos de decir que ni alto ni bajo, por favor, ni alto ni bajo. Es molesto, bajar el tono como levantarlo. Para mejorar grabaros en el móvil o en ordenador, y después escucharos, y ya veréis. El truco: proyectar la voz. Pero OJO no bajar el tono al final de la frase.
  • Cambiar el tono de voz a lo largo de la conversación. No hay algo tan aburrido como mantener la entrevista con un tono monótono. Combina el tono para enfatizar, para destacar lo que quieres decir.
  • Unir los gestos con las palabras para comunicar lo que queremos decir. Ese es el secreto. Y hacer esa mala mezcla hace que la entrevista sea un autentico fracaso.
  • No seas gracioso. Si no tienes sentido del humor, sino sabes cómo ser gracioso, pues no seas gracioso. Es horroroso cuando alguien quiere ser simpático y acaba siendo patético. Y no te pases de listo.
  • El entusiasmo, déjalo en fuera de la entrevista. Cuando llevamos mucho tiempo esperando por una entrevista o, por lo contrario, llevamos mucho tiempo haciendo las mismas entrevistas, nuestra motivación sube o baja en función del día. Eso es importe. Aunque sea la misma entrevista, aunque sea la primera de un montón de tiempo, hazla como si fuera la única. Recomendación: se trata de ir adquiriendo experiencia hasta dominar el ritmo y la entonación de las palabras, colocar bien las frases e ir manteniendo el tono hasta el final.

En resumen: transmitir seguridad. ¡Cómo si fuera fácil¡ Pues la solución es preparar la entrevista. Ya verás como tendrás más seguridad en ti mismo. Ese es el primer paso para conseguirlo.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.