¿Eres empleable?


Cuando hablamos de que si tu eres empleable nos referimos al grado de empleabilidad que tienes.

Ya hemos hablado en otros post de que es la empleabilidad. Pero vamos a recordar. La empleabilidad es la capacidad potencial de incorporarse y permanecer en el mercado laboral.

Lo que quiere decir esta definición es que son las posibilidades personales para encontrar un empleo y adaptarse a un mercado laboral que está en continuo cambio.

Entonces me vas a decir que eso son los jóvenes. Otros me dicen que son los que tienen experiencia. Y los que no la tienen me dicen que son los que no la tienen. Es decir, cualquiera es más empleable que yo.

Pues decirte que la empleabilidad depende de distintos factores  como son  la formación, la experiencia, las cualidades y las actitudes tanto personales como profesiones.

Cuando te decimos desde la orientación que tienes que conocerte, lo que nos referimos es que tienes que analizar los requisitos que se demandan en el mercado laboral y en el trabajo que quieres. Y lo que tú puedes aportar y en que te diferencias respecto a los demás. Cuando estos dos coinciden tienes un nivel de empleabilidad alto.

Por lo contrario cuando las demandas del puesto o del trabajo que tu buscas no coinciden con lo que tu puedes aportar, el nivel de empleabilidad es bajo.

Analiza tu empleabilidad. Aquí no se aprueba o se suspende. Será más fácil si no te mientes y no te engañas a ti mismo.

Cuestionario de Empleabildad

Cuestionario de factores de ocupabilidad

Estrategias para desarrollar tu empleabilidad

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios

Véndete como profesional


Hoy quiero que hablemos de qué tengo que hacer para poder proyectar mi imagen como profesional.

Cuando hablamos de promocionar personas nos olvidamos de que el marketing también nos puede ayudar.

Vamos a ver unos pequeños consejillos que nos pueden ayudar a que nuestra imagen profesional tenga una mejor visualización.

  • Identifica tus fortalezas y debilidades
  • Destaca en qué áreas donde puedes potenciar tus habilidades
  • Define tus objetivos
  • Concreta tus metas a donde quieres llegar
  • Cómo te ven los demás
  • Quién te valora
  • Crea tu red de contactos
  • Actualízate
  • Demuestra confiabilidad
  • Muestra tu seguridad
  • Diferénciate
  • Resalta tus logros
  • Cuida los detalles de tu imagen
  • Proactivo

Creo que son muchas cosas…

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

¿Es efectivo enviar mi currículum a cualquier oferta?


Haré la pregunta de otra manera: ¿puedo enviar mi currículum a toda oferta que vea? También puedo preguntar: ¿Si envío muchos currículum es más probable que encuentre un empleo?

Bien, pues la respuesta es: “NO vale para nada”.

Pero, a pesar que ya lo digamos mil veces que no vale la pena enviar “por si acaso” el currículum a todas las ofertas, la pregunta seria ¿Por qué lo sigues haciendo?

Por si me llaman…

“A mayor número de currículum enviados, más oportunidades de que me llamen”

Como frase repetida está bien, pero como objetivo cumplido no. Cuántos currículum enviaste y cuántas entrevistas fuiste.

La posibilidad de aumentar las entrevistas solo vendrá si ajustas tu búsqueda a las ofertas de empleo que se ajustan a tu perfil. Pero no por el número de volumen de ofertas a las que enviamos.

En la primera criba se seleccionan solo aquellos currículums que cumplen los requisitos exigidos por la ocupación  (formación y/o experiencia). Se descartan todos aquellos que no las cumplen.

Sí no cumples a priori los requisitos, ¿por qué van a preseleccionar tu CV si hay otros candidatos que sí los cumplen? El “por si acaso” no funciona.

“Pueden valorar mi perfil para otra oferta que no publiquen y necesiten para la empresa…”

Tampoco funciona. Una vez descartado el currículum no se va a guardar. Ni tampoco lo van a volver a revisar para valorar otros aspectos que puedan necesitar a corto plazo en la empresa. Lo que van a hacer es destruir el currículum.

Lo que pasa de verdad es que ofreces una imagen de no saber a dónde quieres ir o de no saber lo que quieres o que cualquiera cosa te vale.

Entonces, tu currículum se volverá a descartar porque no cumple los requisitos exigidos por la empresa y/o el puesto.

Todos enviamos currículum “por si acaso” porque el nivel de desesperación es alto y el número de ofertas bajo. Lo entiendo. Pero no es eficaz. Lo único que produce es aumentar más la desesperación, bajar el nivel de autoestima, llegar a renunciar a no buscar trabajo.

Dale la vuelta. Piensa como seleccionador:

  • ¿Qué harías para encontrar al candidato ideal?
  • De tenerlo: ¿Por qué serias tú el seleccionado?
  • Escribe lo que te hace diferente.
  • Y ahora redacta el currículum para esa oferta.
  • Y es ahora cuando lo tienes que enviar.

Se realista. Hacerlo así es más eficaz y menos frustrante.

Cuando estás buscando un empleo, lo que tienes que conseguir que el tiempo dedicado sea efectivo. Para eso necesitas tener tu plan de acción para buscar trabajo con el objetivo de sólo enviar a ofertas que se ajuste a tu perfil profesional. Así aumentarás la probabilidad de que te llamen para la entrevista.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Que no te roben tu tiempo si estás buscando trabajo


Todos hemos dicho alguna vez (muchas veces) “no tengo tiempo” o “no he tenido tiempo”.

Es verdad que vivimos con sobrecargas de cosas que hacer con el trabajo, la familia, la pareja, los amigos e incluso con nosotros mismos. Por eso, cuando hay alguien cercano a nosotros que está desempleado, le encargamos de todas esas cosillas que no nos dan a nosotros tiempo. Porque como está desempleado, tiene todo el tiempo libre.

Sabemos que eso no es así. Ya hemos contado en otros artículos, que estar desempleado, no quiere decir que estemos parados.

Las personas que están buscando su trabajo tienen que tener 3 cosas fundamentales: un horario, una agenda y un sitio adecuado. Y lo que no puede pasar es que  que nos sobrecargen de recadillos para que No tuve tiempo.

La verdad que respecto al tiempo, sé que nunca es suficiente para realizar todo aquello que deberíamos hacer. Pero la verdad es que nosotros lo que tenemos que hacer es organizarnos, planificar, priorizar.

Lo que también tenemos que aprender es empezar por aquello que es más urgente e importante y no por lo que nos apetece, como hacemos siempre.

Pero a pesar de decir que el tiempo es oro, nos encanta derrocharlo. Y no sé por qué nos encantan que nos lo quiten.

Quién te quita tu tiempo cuando estás buscando trabajo

La falta de planificación. Organízate. Planifica tu búsqueda de empleo. Seguro que estás realizando (o no) tareas que te están quitando tiempo. Por eso te pasas todo el día colgado buscando trabajo. Agobiado. No estás optimando tu búsqueda de empleo.

Tienes que tener tu agenda. Para lo que sirve es para organizar tu búsqueda. Teniendo todo anotado, podrás actualizar los perfiles, responder las ofertas, mirar las web, … sin que por ello tengas stress.

Quien te quita el tiempo es las interrupciones (de cualquier tipo). Pueden ser desde llamadas que puedes realizar en otro momento y nada importantes, emails que no dicen nada, blogs de materia no relacionada con tu búsqueda de empleo, cotillear en perfiles de redes que no interesan, tele o las series preferidas, el “estoy disponible” para todo el mundo.

Pues, apaga los móviles, no te conectes,… concentrarte. No hace falta mucho tiempo de desconexión con el mundo exterior, sólo es un ratito. Después estarás para todo el mundo.

No decir NO. ¿A qué te pasa a ti también? Pues hay que aprender a decir que no. Lo que pasa es que lo asociamos al hecho de negarse a realizar algo con lo que una persona necesita de nosotros, es no hacer lo correcto. Y creo que todos tenemos que ayudarnos entre nosotros. Pero si hacer lo que los demás te piden, te impide poder hacer lo que debes (que en tu caso es buscar trabajo), dile que si lo harás pero no ahora, sino después cuando termines.

No delegar. Esta es mi preferida, sobre todo lo hacen muchas mujeres. Por qué no delegas tareas que pueden hacer otros perfectamente. Solo van a protestar unos minutos. Y así se van acostumbrando para cuando empieces a trabajar.

Existen muchos más ladrones de tiempo, como desorden, impuntualidad, no saber qué hacer, inapetencia, perfeccionismo, dejadez, …

Pues después de leer esto: ¿a ti quién te quita tu tiempo para buscar tu empleo?

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Networking cuando buscas un empleo


Ya sabemos que para encontrar un empleo es imprescindible tener una red de contactos profesionales. Empezamos por amigos, excompañeros de profesión, familia. Y continuamos por conocidos en el sector donde queremos trabajar.

A lo largo de nuestra vida nos enseñan a hacer relaciones sociales. Pero ahora tenemos que aprender a hacer relaciones profesionales. Lo que se llama networking.

Hoy os dejo una infografía que os ayudará a entender y conocer qué es el networking y cómo te puede ayudar.

Infografía: Preparado para buscar trabajo

Via InfoEmpleo

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

 

 

Pánico en las redes sociales cuando busco empleo


Todos cuentan que las empresas miran los perfiles profesionales de los posibles candidatos. Yo lo dudo. Puede ser que un reclutador o seleccionador esté un poco “aburrido” y se pase un tiempo observando los comentarios y los perfiles en las redes sociales. Pero tomarlo como norma, no.

Lo que creo que si una empresa encontró un candidato para un puesto, puede ser que durante un tiempo le siga. Y así poder ver sus comentarios y sus publicaciones. Supongo que será para puestos que sean “de representación”. Lo creo porque una empresa no quiere que “cualquiera” le represente. Y analiza el perfil profesional, personal y digital del candidato.

Es el miedo tan grande con el que las personas afrontan el desempleo que tienen pavor a la hora de publicar o comentar en las redes sociales. También los hay que no se cortan, que publican todo, sea lo que sea.

Pero si, es verdad, que las personas que buscan un empleo, limpian sus perfiles de comentarios y publicaciones que, según su punto de vista, pueden “perjudicarles” si un empleador los encontrara.

Sabemos que tienes todo el derecho y toda la libertad de no estar en las redes sociales. Tienen ventajas e inconvenientes. El inconveniente, no sé nada de ti. La ventaja, nunca te equivocas.

Por lo contrario, las personas que decidimos tener presencia en redes sociales (yo misma) tenemos todas las posibilidades de equivocarnos. Como yo ahora. Seguro que me estás valorando como orientadora, bien o mal.

Pero si es verdad que nos sentimos cohibidos para poder expresarme como quisiera. Yo publico lo que creo que es importante y puede resultar interesante a las personas que pueden leerme.

Así los posibles reclutadores que me pueden contratar pueden ver, claramente lo que sé y lo que no sé, lo que domino y lo que no conozco. Por eso, hubo entrevistas a las que yo no llegué, porque ya valoraron de antemano que no encajaba en el perfil, y en las que fui también me dijeron que “no me ajustaba al perfil” porque habían leído mis post.

Sin embargo, los orientadores que no tienen blog (o teniéndolo no lo mantienen durante más de 4 años) nunca sabemos, de antemano, si se ajusten o no al perfil. O si saben o no de un tema.

Cuando estás buscando un trabajo, hay algunos temas que no debes tratar, así no tendremos problemas y sorteamos posibles discriminaciones.

Tenemos que aprender a “escribir y a escuchar” en redes sociales de cualquier tema. Si lo haces, hazlo de manera educada, respetuosa, sin hacer daño gratuito. Puedes mostrar emociones. Es decir, muestra tu asertividad.

Lo que me da miedo, a estas alturas de nuestra democracia, que las personas no puedan mostrar sus opiniones y sus aficiones en libertad, sin que por ello sean valorados como profesionales en su puesto de trabajo.

Lo que queda feo es hablar de alguien mal. Cuando escuchamos que alguien habla “pestes” de alguien (como de un ex) queda un poco feo. Pero si aun encima lo puedes leer, queda peor.

Por eso, hablar mal de la empresa para la que has trabajado un tiempo, de los compañeros, de los jefes, e incluso de los clientes. No lo hagas. No es recomendable. Si tienes algo que decir (negativamente) hazlo bien, que no se note rencor ni dolor.

También se dice que no debes hablar de política ni de cuestiones religiosas. Yo no estoy de acuerdo. Creo que cada uno debe de opinar de los temas que considere. Puede decir lo que quiera o sienta sobre cualquier debate. Porque somos ciudadanos, no nos podemos olvidar.

También creo que los trabajadores tienen que ser valorados por su profesionalidad, no por sus opiniones o gustos o aficiones. Es discriminación. Lo mismo pasa cuando se valora que una persona tiene o no pareja, o que tiene o no hijos.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Estoy en paro y qué hago ahora


Estamos en octubre. Te quedaste sin trabajo o sigues en situación de desempleo.

Lo peor de esto es la incertidumbre. El no saber qué pasará mañana.

La primera pregunta que surge es: ¿qué hago?

Pues, ir a darte de alta en la oficina de empleo (aunque no tengas derecho a cobrar prestación o subsidio) y pedir cita con tu orientador laboral.

Bien, mientras tanto, puedes ir avanzando un poco.

Ponte recopilar toda la información para tu búsqueda de empleo, como son los contratos, los títulos, diplomas y demás.

También haz una lista de todas las funciones, tareas y responsabilidades que has desarrollado y has aprendido durante tu vida laboral.

Piensa que ocupaciones o qué tipo de ocupaciones puedes o quieres buscar trabajo

Hoy te muestro un esquema para buscar trabajo que te va a ayudar.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo