¿Eres empleable?


Cuando hablamos de que si tu eres empleable nos referimos al grado de empleabilidad que tienes.

Ya hemos hablado en otros post de que es la empleabilidad. Pero vamos a recordar. La empleabilidad es la capacidad potencial de incorporarse y permanecer en el mercado laboral.

Lo que quiere decir esta definición es que son las posibilidades personales para encontrar un empleo y adaptarse a un mercado laboral que está en continuo cambio.

Entonces me vas a decir que eso son los jóvenes. Otros me dicen que son los que tienen experiencia. Y los que no la tienen me dicen que son los que no la tienen. Es decir, cualquiera es más empleable que yo.

Pues decirte que la empleabilidad depende de distintos factores  como son  la formación, la experiencia, las cualidades y las actitudes tanto personales como profesiones.

Cuando te decimos desde la orientación que tienes que conocerte, lo que nos referimos es que tienes que analizar los requisitos que se demandan en el mercado laboral y en el trabajo que quieres. Y lo que tú puedes aportar y en que te diferencias respecto a los demás. Cuando estos dos coinciden tienes un nivel de empleabilidad alto.

Por lo contrario cuando las demandas del puesto o del trabajo que tu buscas no coinciden con lo que tu puedes aportar, el nivel de empleabilidad es bajo.

Analiza tu empleabilidad. Aquí no se aprueba o se suspende. Será más fácil si no te mientes y no te engañas a ti mismo.

Cuestionario de Empleabildad

Cuestionario de factores de ocupabilidad

Estrategias para desarrollar tu empleabilidad

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios

Véndete como profesional


Hoy quiero que hablemos de qué tengo que hacer para poder proyectar mi imagen como profesional.

Cuando hablamos de promocionar personas nos olvidamos de que el marketing también nos puede ayudar.

Vamos a ver unos pequeños consejillos que nos pueden ayudar a que nuestra imagen profesional tenga una mejor visualización.

  • Identifica tus fortalezas y debilidades
  • Destaca en qué áreas donde puedes potenciar tus habilidades
  • Define tus objetivos
  • Concreta tus metas a donde quieres llegar
  • Cómo te ven los demás
  • Quién te valora
  • Crea tu red de contactos
  • Actualízate
  • Demuestra confiabilidad
  • Muestra tu seguridad
  • Diferénciate
  • Resalta tus logros
  • Cuida los detalles de tu imagen
  • Proactivo

Creo que son muchas cosas…

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

¡No hay dónde aparcar!


Todos los que conducimos sabemos que en un problema es encontrar un sitio para apartar, sobre todo en las ciudades y en unas determinadas horas.

Todos hemos conocemos y hemos dicho alguna frase como está:

  • ¡Estoy dando vueltas y vueltas y no hay manera de encontrar un sitio!
  • ¡Qué desesperación. No voy a aparcar en la vida!
  • ¡A estas horas no aparco!
  • ¡Qué pasa en esta calle, no se va la gente a su casa!
  • ¡Estoy desesperada. Voy a dejar el coche en cualquier sitio!

Cuando queremos dejar el coche en un sitio (bien aparcado), aunque seas el copiloto, sabemos que es desesperante y a dar vueltas, con el objetivo de que alguien se vaya y así nosotros aparcar en ese sitio.

Es cierto que algunas personas en esta situación de “no encontrar aparcamiento” han perdido el control. No solo hablar mal o no contestar bien a las personas que van en el vehículo, sino que incluso con actitudes de violencia. Perdemos la paciencia y la razón ante cualquier situación por no encontrar un sitio para aparcar.

Vamos a ponernos al volante, y vamos a aparcar:

Das la primera vuelta y te dices a ti mismo, ‘bueno, sólo he dado una vuelta, a ver si hoy tengo suerte y más con las ganas que tengo ya de llegar a casa’.

Das la segunda vuelta, y nada.

Continúas, das la tercera vuelta y no encuentras.

Sigues y sigues, pasan 15 minutos y empiezas a ponerte nervioso, e incluso ves que hay uno en doble fila esperando a ver si sale alguien en la calle.

Sigues dando vueltas, cambias la ruta y te vas por otras calles, minutos después detectas que hay varios coches, o al menos uno, que también está buscando aparcamiento como tú y temes que se te adelante y que aparque antes que tú.

Ya hay alguien buscando lo mismo que tú.

No sólo estás nervioso sino que ves como ese coche que llevaba dando vueltas aparentemente menos tiempo que tú, en una de las vueltas aparca justo en un hueco que acaban de dejar libre.

¡Vaya, por poco llego yo antes!, ¡Qué mala pata tengo! y ¡qué rabia!

Y sigues, y te vuelve a pasar lo mismo, otro coche ha aparcado delante de ti, pero sigues buscando y buscando,

Cuando ya llevas 30 minutos o incluso más, encuentras un hueco para ti. ¡Qué bienestar!, ¡Parecía que nunca lo conseguirías! Sales del coche y ya se te ha olvidado lo que te ha costado encontrar aparcamiento, pero justo al llegar a la puerta, no sólo hay un hueco sino que hay dos para aparcar… pero ya has aparcado…Y acabas diciendo, algo así como ¡Ya era hora!

Pero ya es tarde y ya has aparcado. Subes a casa y sigues a otras cosas…Cuando te das cuenta ya se te ha pasado porque ya has conseguido tu objetivo.

¿Y esto qué tiene que ver con buscar un empleo?

Lo de buscar trabajo es muy parecido a buscar aparcamiento. A veces es muy difícil encontrar un sitio, bien porque hay pocos lugares de aparcamiento o bien porque en ese momento hay muchas personas buscando el mismo sitio que tú.

Si grabamos con una cámara el movimiento de los coches en una calle o en una zona durante un día, observaríamos que entran y salen coches a todo momento.

Pero la verdad, es que tarde o temprano, todos acabamos encontrando un aparcamiento. Puede ocurrir que el sitio no nos guste (por ejemplo queda lejos del lugar a donde vamos) o sea el mejor (porque nos queda cerca del lugar a donde vamos).

¿Por qué lo has conseguido? Es fácil. Porque has insistido, no has abandonado como ha hecho otros conductores que han decido dejarlo después de tres vueltas o, incluso, ni han ido a esa zona porque no iba a ver sitio para aparcar.

Insistir y no abandonar es la clave para encontrar un aparcamiento. Es lo mismo que ocurre con encontrar un empleo.

Este ejemplo que vivimos a diario, nos sirve para ver la relación que hay entre conseguir lo que queremos y lograrlo a pesar ser imposible.

Cuando nos ponemos a enviar currículum a empresas, respondiendo ofertas, lo que estamos es dar vueltas y vueltas en el coche buscando un sitio para aparcar. Vemos que no encontramos el trabajo que nos gusta, que necesitamos, el que se adapte mejor para mi perfil profesional. Sin embargo, pasa el tiempo y no encontramos trabajo. Queremos abandonar, marchar a otro sitio, dejarlo.

Pero, insistimos. Otra envío a otra empresa, otra contestación a una oferta. Lo que sería otra vuelta. Y después de un tiempo, nos llaman para la entrevista. Encontramos un hueco.

Si empezamos a ponernos nerviosos, cabrearnos, desesperados,…. No vemos el sitio libre que nos hemos pasado.

Ves que encontrar aparcamiento es como buscar un empleo. La cuestión es insistir, sin abandonar o dejar el coche en cualquier parte. No te dejes llevar por la desesperación.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

¿Es efectivo enviar mi currículum a cualquier oferta?


Haré la pregunta de otra manera: ¿puedo enviar mi currículum a toda oferta que vea? También puedo preguntar: ¿Si envío muchos currículum es más probable que encuentre un empleo?

Bien, pues la respuesta es: “NO vale para nada”.

Pero, a pesar que ya lo digamos mil veces que no vale la pena enviar “por si acaso” el currículum a todas las ofertas, la pregunta seria ¿Por qué lo sigues haciendo?

Por si me llaman…

“A mayor número de currículum enviados, más oportunidades de que me llamen”

Como frase repetida está bien, pero como objetivo cumplido no. Cuántos currículum enviaste y cuántas entrevistas fuiste.

La posibilidad de aumentar las entrevistas solo vendrá si ajustas tu búsqueda a las ofertas de empleo que se ajustan a tu perfil. Pero no por el número de volumen de ofertas a las que enviamos.

En la primera criba se seleccionan solo aquellos currículums que cumplen los requisitos exigidos por la ocupación  (formación y/o experiencia). Se descartan todos aquellos que no las cumplen.

Sí no cumples a priori los requisitos, ¿por qué van a preseleccionar tu CV si hay otros candidatos que sí los cumplen? El “por si acaso” no funciona.

“Pueden valorar mi perfil para otra oferta que no publiquen y necesiten para la empresa…”

Tampoco funciona. Una vez descartado el currículum no se va a guardar. Ni tampoco lo van a volver a revisar para valorar otros aspectos que puedan necesitar a corto plazo en la empresa. Lo que van a hacer es destruir el currículum.

Lo que pasa de verdad es que ofreces una imagen de no saber a dónde quieres ir o de no saber lo que quieres o que cualquiera cosa te vale.

Entonces, tu currículum se volverá a descartar porque no cumple los requisitos exigidos por la empresa y/o el puesto.

Todos enviamos currículum “por si acaso” porque el nivel de desesperación es alto y el número de ofertas bajo. Lo entiendo. Pero no es eficaz. Lo único que produce es aumentar más la desesperación, bajar el nivel de autoestima, llegar a renunciar a no buscar trabajo.

Dale la vuelta. Piensa como seleccionador:

  • ¿Qué harías para encontrar al candidato ideal?
  • De tenerlo: ¿Por qué serias tú el seleccionado?
  • Escribe lo que te hace diferente.
  • Y ahora redacta el currículum para esa oferta.
  • Y es ahora cuando lo tienes que enviar.

Se realista. Hacerlo así es más eficaz y menos frustrante.

Cuando estás buscando un empleo, lo que tienes que conseguir que el tiempo dedicado sea efectivo. Para eso necesitas tener tu plan de acción para buscar trabajo con el objetivo de sólo enviar a ofertas que se ajuste a tu perfil profesional. Así aumentarás la probabilidad de que te llamen para la entrevista.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

¿Cómo conseguir que las empresas lean tu email con tu currículum?


Cada vez es más difícil que las empresas lean nuestro email donde le adjuntamos nuestro currículum. Y cada vez es más fácil que lo envíes directamente a la papelera.

Lo vemos nosotros todos los días. Cuando abrimos nuestra bandeja de entrada recibimos un montón de email de cosas que no nos interesa para nada o no necesitamos. Y nos pasamos unos minutos enviando email a la carpeta de papelera si ni siquiera abrirlo.

Si lo haces tú, también lo hace la empresa todos los días.

Solo abrimos o dejamos para otro momento aquellos que el titulo o la materia puede ser que me pueda interesar. Y ya leeré.

No puedes desilusionarte o dejar de enviar tu currículum a las empresas. Lo que debemos (yo también me incluyo) aprender a enviarlos, y así puedan ser leídos, y tener una oportunidad de llamarte para la entrevista.

Vamos a empezar.

Personalízalo. Lo mejor es que lleve el nombre del destinatario o el departamento (RRHH; Departamento de Personal; Selección de personal, etc). Redactar el contenido para quien lo está leyendo. Que parezca que le estás hablando directamente. Se nota cuando enviaste a varios a la vez y parece una publicidad de algo.

Conoce la empresa. La mejor forma de que se abra el email es que le interese el perfil que le envías. Para eso tienes que saber qué puede necesitar. Para eso, busca la información de la empresa. Lo mejor es seguirla en redes sociales y en los portales de ofertas para ver qué buscan o pueden necesitar.

Llamada a la acción. Las llamadas a la acción son las que hacen que las personas abran el email.  Bien, en el caso de búsqueda de personal son las que son urgentes, están en ese momento. Por ejemplo, si tienen publicada una oferta en redes sociales o portal de empleo, mandales un email con el titulo de esa oferta. Si por lo contrario, lees en su web que van a vender el próximo año en un nuevo país, y tu le envías el email, no lo van a abrir hasta dentro de unos meses, porque no es urgente.

Breve y claro. No te líes. Redacta un email conciso y claro. Describe lo que quieres destacar y por lo que valdrá la pena abrir el archivo adjunto. Deja claro que le envías el currículum para un puesto en concreto o un oferta determinada. Nada más.

No envíes fotos, logos o videos en el email. Molestan, de verdad.

No mandes muchos a la vez para que no sean spam.

No envíes a todo el mundo. Selecciona las empresas objeto. Enviar por enviar no te da garantía de que se abra el email.

La clave de la optimización de la apertura de un email es sólo que se reconozca quién envía el mensaje y para qué se envía.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

¿Se puede encontrar trabajo en Linkedin?


Lo que me preguntan es ¿de verdad que Linkedin me da empleo? Yo creo que sí. Además, te diría que incluso puede quitártelo. Pero no es fácil.

Lo que tenemos que dejar claro es que Linkedin es una red social especializada en relaciones de trabajo. No es una red social para ligar, ni para hacer amigos, sino para relacionarte con personas desde el punto de vista laboral y profesional.

Lo que no es Linkedin es un portal de empleo como lo es Infoempleo o Infojobs. Lo que sí es verdad es que no es fácil, por determinados motivos:

Es una red social, no una web de ofertas.

No sé si conoces la diferencia. Pero es muy importante que lo sepas. Porque Linkedin es una red social donde los profesionales puedes interactuar, por eso se puede publicar o compartir ofertas.

Lo mejor que tiene Linkedin es “la relaciones profesionales entre sus miembros” a través de la interacción en los grupos, dar a conocer novedades de tu empresa o de tu oficio, poder relacionarte a través de los mensajes privados, la participación en los perfiles, etc, pero no las ofertas de empleo.

Es la razón fundamental por la que las ofertas son mínimas.

Relaciónate

Como no es un portal de empleo, sino una red social, cómo puedo hacer para conseguir un empleo. Pues es fácil, relacionándote.

Con quién. Pues con colegas de profesión, con seleccionadores, con potenciales jefes, … con la gente del mundo laboral, no de compis de “fiesta”.

Entonces mi presencia activa en Linkedin no es a corto plazo, sino te lo tienes que plantear a medio y largo plazo. Es decir: para siempre.

Que vas a conseguir. Que el tiempo invertido participando de manera activa te va ayudar a ser conocido, a aparecer en las búsquedas, a ser reconocido en tu profesión. Y por ahí vendrán oportunidades de empleo.

Las ofertas ocultas

Lo que comentábamos antes. Muchas ofertas no se publican, se buscan candidatos para ese puesto. Entonces puede ocurrir que una empresa contacte contigo para una nueva oportunidad de trabajo.

La saturación, el mayor inconveniente

La red estaba bien. Estábamos lo que realmente queríamos buscar una relación profesional. Sin embargo, con el boom de Linkedin, aparecen “vendedores” de todo, incluso “ligoteo”. Por eso muchas personas han marchado o no usan Linkedin.

A mi me envían desde ofertas de seguros a mensajes como “podemos hablar?” y la verdad para eso no estoy en Linkedin.

Después hay mucho perfil de “star” de empresarios y profesionales. Y a mi me da que es todo “vapor, no humo”.

Por lo que empiezan (ya están) timos con falsas ofertas, con falsas entrevistas, con falsas … solo con el objetivo de conseguir un email para enviarte publicidad de algo o una venta piramidal. ¡Un horror!.

Lo único que se consigue es estafar al desempleado, pero también lo que se logra es que se acabe como si fuera una web “mala” de ofertas.

Finalizo. Creo que hay que estar en Linkedin, pero no es lo único. Hay más puertas y más redes. Úsala con cabeza. Y seguro que conseguirás llegar a dónde quieras.

Espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo