Mejora tus posibilidades de encontrar un empleo


Hoy quiero que hablemos de mejorar mis posibilidades de encontrar un trabajo. Estamos a mediados de septiembre. Ya empieza la rutina de nuestra ciudad, de nuestro pueblo. La familia y amigos ya han vuelto. Todo comienza.

Bien, pues tú también tienes que volver (o empezar) a tu trabajo: buscar trabajo.

Ante todo tienes que ser optimista. Si crees que no va valer para nada que te pongas a buscar trabajo, pues no lo hagas. Pero si por lo contrario crees que si buscas lo encontrarás, pues adelante.

Márcate las metas. Lo que tienes que hacer es planificar tu búsqueda, organizarte, definir los objetivos (y cumplirlos).

Sé proactivo. Me refiero que no tengan que estar detrás de ti, sino que tú seas el que esté buscando.

Cambia. Si lo que estuviste haciendo hasta ahora no te ayuda. Pues cambia el plan de búsqueda de empleo.  Y si viste que fuiste avanzando, reorganiza el plan.

Formación continúa. Busca que es lo que están requiriendo para el puesto. Si no lo tienes o te falta, proponte aprenderlo. El mercado laboral es cada vez más competitivo y no hay puesto que no tenga cambios tecnológicos, legales, producción, etc

Repasa tu red de contactos. Vuelve a contactar con ellos, una llamada, un mensaje, un email para preguntar qué tal el verano, no viene mal. Recuerda que la tu red de contactos, tu mejor aliada.

Visibilidad. No te olvides de volver a tus redes sociales. Tu plan de búsqueda de empleo 2.0

Volvemos al trabajo, a la rutina. Para eso márcate un horario, un sitio y tu agenda.

Bien, ya termino. Espero que te haya gustado el post de hoy. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesionalponte en contacto conmigo.

Anuncios

Sobrevivir al desempleo de una pareja en pareja


Dicen que después de las vacaciones aumentan los casos de separaciones. Comentan que es porque la pareja pasa más tiempo junta que durante el resto del año.

Es habitual, en estos tiempos, que en una pareja uno de ellos esté sin trabajo. Además de la desesperación que ocasiona que una persona no tenga un trabajo, se unen los problemas “habituales” de convivencia de una pareja.

En mi experiencia como orientadora profesional, las personas que están en situación de desempleo necesitan el apoyo de su pareja, de su familia y de sus amigos.

Cuando nuestras parejas se quedan sin trabajo, hay varias fases. La primera, es de acompañamiento. Sin embargo, cuando pasa el tiempo y el trabajo no aparece, se inicia una fase de críticas y exigencias. Lo que se consigue es llegar a un estado de desesperación que, en muchos casos, producen la ruptura de la pareja.

Yo soy orientadora profesional no consejera sentimental. Pero creo que hoy podemos hablar de algunos “aspectos” que no sé si ayudará a una pareja a seguir juntas, pero pueden servir para sobrevivir al desempleo de una pareja en pareja.

Lo más importante es que la pareja sea flexible. Se tiene que adaptar a los nuevos cambios. Así que empecemos por los roles. No pasa nada que el uno asuma el rol del otro. Y viceversa. Sobre todo en las parejas hetero. El hombre puede asumir el rol de la casa, la mujer el rol del trabajo. Con normalidad. Sin estereotipos. Sin vergüenza. Con orgullo.

Los cambios económicos. Juntos hay que ver la situación económica de la pareja. Juntos llegar al acuerdo de los nuevos ajustes financieros. Llegar al acuerdo de compartir la reducción de gastos, une.

Las decisiones que toméis, acertadas o no, tienen que ser conjuntas, reales y posibles. La familia, el entorno más cercano, de una persona que está en desempleo es el soporte, no solo económico, sino también emocional.

No sé por qué (me lo imagino), pero cuando uno de la pareja está sin trabajo, lo que se logra es desestabilizar a la pareja para que juntos caigan. Creo que en estos momentos difíciles lo que hay que establecer es una comunicación directa y franca entre la pareja y entre todos los que conviven juntos (incluidos los hijos/as). Así se podrá superar esta situación.

Creo en los cuentos de hadas, lo reconozco, pero sé que el amor “romántico” se va. Sin embargo, sí que creo en el poder de la superación. Es muchísimo más fuerte que el de la inestabilidad laboral que genera estar en desempleo.

También creo que el desempleo es temporal. Es una situación que dura entre un empleo anterior y un empleo nuevo. Este tiempo puede ser poco o mucho, corto o largo. Y ahí va a ayudar mucho la otra parte de la pareja: en el apoyo que tenga.

Como orientadora recuerdo que una persona que está buscando trabajo tiene que tener su horario, su sitio y su agenda. Dentro de la organización de la pareja tiene que establecerse el horario y el lugar, mientras que de la agenda se tienen que preocupar quién busca el empleo.

Vivir en la pareja una situación de desempleo afecta al aspecto físico, al emocional, desmotiva, cansa, aburre y es frustrante. Sin embargo, creo que la pareja puede encontrar una salida. Creo que el secreto es verlo como una nueva oportunidad que se presenta en la vida laboral de una persona. Lo sé no es fácil. Pero hay que ser optimista.

Creo que juntos se logran abrir más puertas que estando solo.

De todas formas pienso que si en esta situación, tú pareja no te ayuda, no te apoya o tú no sientes que está contigo, creo que no es buena pareja.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Elabora un plan de acción para buscar trabajo


Si continuas buscando trabajo o vas a empezar a buscarlo, estás en el sitio adecuado. Hoy quiero que hablemos de cómo elaboro mi plan para conseguir ese empleo que quiero.

Para que te sea más fácil tendrás que seguir unas pautas y así poder alcanzar el objetivo esperado (encontrar un trabajo).

Cuando hablamos de “planificar” decimos que es un esfuerzo que se realiza para cumplir objetivos y hacer realidad distintos propósitos.

Para poder llegar al objetivo es necesario ir pasando distintas fases que se definen en el momento de comenzar, además de usar diferentes recursos y herramientas.

Sin embargo, planificar desde el punto de vista de la orientación laboral, es “plantear, organizar y gestionar estratégicamente una serie de tareas para encontrar el empleo deseado”.

A estas alturas me preguntas: ¿por qué necesito planificar mi búsqueda de empleo?

Es verdad que la mayoría de las personas que buscan trabajo lo que realizan es enviar/entregar currículum a todas las ofertas que se presentan (sino no las hay, me presento igual “por si acaso sale algo”). Ya hemos dicho en este blog que ese es el mayor error

¡Hazte un currículum!

La razón primordial de tener un plan de acción para buscar trabajo es optimizar los recursos. Es decir, no es enviar por enviar (perdemos tiempo, no nos contestan, nos deprimimos y gastamos dinero y tiempo) sino concentrar los envíos en los puestos concretos y en las empresas determinadas.

Es decir, aumentar la productividad en el proceso de búsqueda, además de conseguir no desmotivarte y no decaigas en la búsqueda de empleo. Lo que quiero es que no de desesperes y no abandones.

Por mi experiencia en la orientación laboral, es que las personas que “están acostumbradas a planificar” le resulta más fácil. Pero, las que no “planifican” habitualmente, les es un poco más complicado.

Elaborar un plan de acción para buscar trabajo te ayuda a desarrollar tu competencia de planificación, muy valorada en el mercado laboral.

Empezamos. Dividimos nuestro plan en tres partes:

¿Qué puedo o sé hacer?

Tengo que pensar qué tareas o actividades, responsabilidades puedo hacer y así buscar un trabajo.

Para hacerlo repasa toda tu experiencia profesional. Piensa en todo lo que has hecho a lo largo de tu vida laboral, bien en empresas como en actividades de voluntario, o en la realización de prácticas no laborales de los cursos o de los ciclos de formación profesional.

También, repasa todo lo que has estudiado, los módulos de los cursos, de los másteres.

Todo por escrito. Te ayudará a verlo. Repásalo las veces que te haga falta. No tengas prisa, tomate el tiempo que haga falta.

Organiza toda la información que has recopilado

Una vez que tengas todas las tareas, funciones y responsabilidades, y todo lo que estudiaste o te formaste a lo largo de tu vida laboral. Tienes que agruparlas por grupos. Tienes que ver que ocupaciones o profesiones puedes ejecutar esta experiencia y formación.

A estas alturas ya tienes un gran camino hecho. Esto es lo más difícil. Ahora, ya cuentas con una gran materia prima para elaborar tu plan.

Tercero. Realizar mi seguimiento en buscar trabajo

¿Cómo hago mi seguimiento? y ¿dónde registro mi actividad para buscar trabajo? pues sencillo: en una agenda.

Tienes que tener una agenda de búsqueda de empleo en donde puedas apuntar desde a dónde envías el currículum, los portales en dónde estás registrado, las ofertas que contestas, etc.

Además, apuntar las tareas que tienes o has hecho. Donde está el horario para buscar trabajo. En pocas palabras, tener todo a mano y todo registrado.

Necesitar buscarte un sitio para buscar trabajo y tener un horario

Antes de terminar, quiero que sepas que no es fácil. Comienza despacio. Vete poco a poco, día a día.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Por qué contratar a personas con edad


Hoy fui a una entrevista. Buscaban a una persona que pudiera desempeñar unas tareas que requieren un conocimiento amplio de una materia. El entrevistador me reconoce que “no quieren becarios”, porque quieren un perfil con experiencia en este puesto, con estabilidad, con madurez, y para eso buscamos personas con una edad.

Por eso hoy quiero hablar de contratar personas con una amplia experiencia en el mercado laboral, con una cualificación alta, a pesar de pasar de los 45.

La verdad es que la experiencia es fundamental para todo en la vida. También es cierto que por muy joven-maduro que seas, la diferencia de edad te garantiza que vivas experiencias tanto personales como profesionales que aún no has vivido.

No puedo separar las experiencias personales de las profesionales, porque creo que lo positivo y negativo de la vida van en la misma mochila y pesan lo mismo.

La mayoría de los rechazos para ni entrevistar a las personas que tienen experiencia y una edad es brutal. No vamos a mentir.

Estoy convencida que una mujer (podíamos hablar de los hombres, pero lo voy a hacer en primera persona) puede ofrecer una experiencia de vida (personal y laboral) que se traduce una estabilidad laboral que para el puesto al que me presenté necesitan.

La estabilidad laboral es algo fundamental porque ninguna empresa quiere personas que entren y salgan de su empresa. Es una pérdida de dinero para la empresa tener un trabajador durante un periodo de tiempo, enseñándole cómo funciona y se trabaja la empresa, y que cuando ya está trabajando de manera independiente, se marche, incluso a la competencia. Además de ser mala imagen de cara a la clientela la rotación excesiva de trabajadores, porque no saben quién les atiende. Los clientes no querrán hablar o tratar con esos empleados, sino con los jefes, porque cómo no se van a quedar, no pierdo el tiempo.

Una buena estrategia empresarial, desde mi punto de vista, puede ser ocupar los puestos estructurales con personas de perfiles senior. No sólo por la productividad y la imagen de empresa cara a los clientes, sino por la mejor estabilidad de la plantilla.

Las personas que pasamos de los 45 no tenemos más bajas que los jóvenes, ni las mujeres más que los hombres. La salud no es una cuestión de edad ni de sexo. La calidad de vida, los hábitos saludables, ayudan a que una persona esté y se encuentre mejor que otra.

Da igual todas las ayudas o subvenciones que dé el estado. Si el perfil profesional que quieres cubrir tiene que tener una alta cualificación y una profesionalidad, tendrás que acudir a personas con edades altas. Te garantizarán productividad y competitividad en el mercado. Tendrás una estabilidad que favorecerá a que tu equipo esté cohesionado. Lo demás son habladurías.

Es algo difícil y hay que luchar contra mentalidades obsoletas. Por la situación en la que vivimos han cambiado las relaciones laborales. Estamos en una etapa de transito. No podemos perder, como empresas, el talento que hay ahí fuera.

La edad es un número asociado a unas etiquetas. El trabajador cualificado es válido en su campo y lo seguirá siendo aunque pasen los años. No nos olvidemos de la capacidad de adaptación que tenemos, ya que nuestra experiencia vital nos ha hecho adaptarnos a todas las circunstancias vividas ¡y nos adaptaremos a ésta, también!. Es lo que nos ha llevado a superarnos todos los días, y a llegar a donde estamos ahora.

Si tienes más de 45 años, tienes más posibilidades de ser contratado

Mirémonos todos al espejo.

Espero que el post de hoy te haya ayudado. Si te puedo ayudar como orientadora profesional contacta conmigo

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.