¿Cómo conseguir que las empresas lean tu email con tu currículum?


Cada vez es más difícil que las empresas lean nuestro email donde le adjuntamos nuestro currículum. Y cada vez es más fácil que lo envíes directamente a la papelera.

Lo vemos nosotros todos los días. Cuando abrimos nuestra bandeja de entrada recibimos un montón de email de cosas que no nos interesa para nada o no necesitamos. Y nos pasamos unos minutos enviando email a la carpeta de papelera si ni siquiera abrirlo.

Si lo haces tú, también lo hace la empresa todos los días.

Solo abrimos o dejamos para otro momento aquellos que el titulo o la materia puede ser que me pueda interesar. Y ya leeré.

No puedes desilusionarte o dejar de enviar tu currículum a las empresas. Lo que debemos (yo también me incluyo) aprender a enviarlos, y así puedan ser leídos, y tener una oportunidad de llamarte para la entrevista.

Vamos a empezar.

Personalízalo. Lo mejor es que lleve el nombre del destinatario o el departamento (RRHH; Departamento de Personal; Selección de personal, etc). Redactar el contenido para quien lo está leyendo. Que parezca que le estás hablando directamente. Se nota cuando enviaste a varios a la vez y parece una publicidad de algo.

Conoce la empresa. La mejor forma de que se abra el email es que le interese el perfil que le envías. Para eso tienes que saber qué puede necesitar. Para eso, busca la información de la empresa. Lo mejor es seguirla en redes sociales y en los portales de ofertas para ver qué buscan o pueden necesitar.

Llamada a la acción. Las llamadas a la acción son las que hacen que las personas abran el email.  Bien, en el caso de búsqueda de personal son las que son urgentes, están en ese momento. Por ejemplo, si tienen publicada una oferta en redes sociales o portal de empleo, mandales un email con el titulo de esa oferta. Si por lo contrario, lees en su web que van a vender el próximo año en un nuevo país, y tu le envías el email, no lo van a abrir hasta dentro de unos meses, porque no es urgente.

Breve y claro. No te líes. Redacta un email conciso y claro. Describe lo que quieres destacar y por lo que valdrá la pena abrir el archivo adjunto. Deja claro que le envías el currículum para un puesto en concreto o un oferta determinada. Nada más.

No envíes fotos, logos o videos en el email. Molestan, de verdad.

No mandes muchos a la vez para que no sean spam.

No envíes a todo el mundo. Selecciona las empresas objeto. Enviar por enviar no te da garantía de que se abra el email.

La clave de la optimización de la apertura de un email es sólo que se reconozca quién envía el mensaje y para qué se envía.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Anuncios

Frases útiles para redactar tu currículum


Lo que quiero hoy es que conozcas frases útiles para redactar tu currículum sobre la experiencia o para describir tus capacidades.

Ya sabemos que tenemos que adaptar nuestro currículum tanto para el puesto como para la empresa que lo enviamos. Sabemos que los currículum no se leen, solo se echa un vistazo.

Si tu currículum a golpe de vista puede parecer interesante, va a ser leído. Si no irá a la papelera por ser otro más.

A la hora de leerlo, si no es lo que yo busco, no te voy a llamar para la entrevista.

Por eso, el mayor problema que encuentro en mis sesiones de orientación es cómo redacto mis capacidades, mis habilidades, mi experiencia.

Para empezar a la hora de redactar mi currículum y la carta de presentación, siempre lo haremos en primera persona. NUNCA en tercera y menos utilizando nuestro nombre. Pongamos un ejemplo. Si describo mis logros pondré: En el servicio de orientación atendí a xxxx personas desempleadas. Lo que no voy a poner es En el servicio de orientación Isabel atendió a xxxx personas desempleadas.

Si queremos destacar que soy capaz de asumir nuevos retos y nuevas competencias, una forma de hacerlo seria “Siempre busco soluciones a los problemas que se me presentan. No temo a los nuevos retos”.

Si quiero resaltar que trabajo por objetivos, podemos poner: “Me comprometo a lograr los objetivos que la empresa marca desde el primer día”.

Puedo también definirme como “Aprendo en cada instante y quiero mejorar lo que ya conozco”.

Otra frase que puede ayudarnos a definir nuestra experiencia puede ser: “Quiero poner en práctica todo aquello que he aprendido a lo largo de mi vida”,

Las personas que tienen mucha experiencia y en varias empresas, pueden poner algo así “mi experiencia a lo largo de mi vida laboral avala mi profesionalidad”.

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

¿Qué pongo en mi currículum?


Esta pregunta (a pesar de ser muy obvia) es la que me comentan todas las personas que contactan conmigo.

En modo resumen te diré que tienes que incluir tus habilidades y las redes sociales. Si además tienes un video en donde cuentes quién eres, también inclúyelo.

Lo que no debes hacer es mentir, inflar, exagerar para poder conseguir el empleo.¿Miento u oculto?

Cuando nos ponemos a redactar nuestro currículum, queremos poner todo. Y todo no coge. Necesitamos poner lo que realmente sé hacer y lo que realmente es importante y relevante para el puesto al que quiero presentarme.

Sin embargo, hay personas que lo exageran todo. Amplían experiencia. Se inventan formación e incluso puestos. Lo hacen básicamente porque creen que no tienen nada. Desde mi punto de vista, son personas con autoestimas muy bajas.

También hay personas que dicen que “ellos no se van a quedar atrás” y redactan unos currículum “maravillosos”. Son personas que también tienen una autoestima baja.

Yo te diría no lo hagas, no vale la pena. Pero es tu currículum así que pon lo que quieras.

Para los que queráis saber un poco más de cómo hacer mi currículum, pues seguir leyendo.

Lo que tienes que poner y destacar tus habilidades profesionales. Tienes que dejar claro lo que sabes hacer, lo que conoces, lo que puedes aportar al puesto.

No te olvides en el perfil profesional de decir cuál es el principal razón por qué quieres trabajar en esa empresa y en ese puesto.

No te olvides de destacar tus logros

Tus redes sociales. A estas alturas, no vamos a discutir si una persona tiene que tener o no redes sociales. Bien, el estar en redes sociales, el tener presencia online, ayuda a posicionar tu currículum.

Lo que sí es verdad, es que sólo tú decides si es quien decide si lo hace o no, y la única responsable de lo que se publica en tus redes.

En respuesta a la pregunta del principio ¿Qué pongo en mi currículum? Vamos a responderlo al revés. Te voy a decir lo que no debes poner.

Los datos de contacto incorrectos. Si ponemos mal el teléfono, la dirección de email, ¿cómo va a contar conmigo? Repasa los datos.

Una foto inadecuada. A ver, no dije una foto en la que salgas “poco guapo”, no. Dije una foto inadecuada. Lo digo porque fotos en bañador o enseñando musculo o escote, no es adecuada aunque salgas muyyyyy guappppoooo/aaaaa. Y por supuesto, las fotos bebiendo, comiendo, de fiesta, de boda, de graduación (como he visto en Linkedin) están en el grupo de fotos inadecuadas.

Ahora dirá alguno/a, si es para modelo, vale. Pues no, porque si es para modelo o actriz ya presentas un book.

Las faltas de ortografía. Repasa el currículum. Pasa el correcto de office. Que te lo lea otra persona que seguro que las verá.

No exageres, no mientas, no llenes el currículum con “cosas vacías”. Se nota, de verdad. Adáptalo al puesto y a la empresa. Recuerdo que los currículum se ven a golpe de vista.

Te recuerdo lo que realmente arruina tu currículum

Os dejo más información para elaborar tu currículum

Finalizo, espero que el post de hoy te ayude y si te puedo ayudar como orientadora profesional, contacta conmigo

Los beneficios de no tener redes sociales para buscar trabajo


Yo creo que para mostrarnos a nivel profesional tenemos que estar en la red. Porque como dice el slogan: “si no están en Google, no existes”.

Sin embargo, no soy fanática de las redes sociales. Creo en ellas, creo que nos ayudan, creo que las debemos utilizar, pero respecto a todas esas personas que dicen NO a las redes sociales. Y sobre todo, mi máximo respecto, para quien no las usa para buscar trabajo o para mostrarse laboralmente.

Valoro mucho más a una persona que dice NO a las redes sociales, que aquella que dice SI y no las usa porque “no me sirven”. O se está o no se está.

Yo creo que para mostrarnos a nivel profesional tenemos que estar en la red. Porque como dice el slogan: “si no están en Google, no existes”.

Sin embargo, no soy fanática de las redes sociales. Creo en ella, creo que nos ayudan, creo que las debemos utilizar, pero respecto a todas esas personas que dicen NO a las redes sociales. Y sobre todo, mi máximo respecto, para quien no las usa para buscar trabajo o para mostrarse laboralmente.

Valoro mucho más a una persona que dice NO a las redes sociales, que aquella que dice SI y no las usa porque “no me sirven”. O se está o no se está.

Yo creo que para mostrarnos a nivel profesional tenemos que estar en la red. Porque como dice el slogan: “si no están en Google, no existes”.

Sin embargo, no soy fanática de las redes sociales. Creo en ella, creo que nos ayudan, creo que las debemos utilizar, pero respecto a todas esas personas que dicen NO a las redes sociales. Y sobre todo, mi máximo respecto, para quien no las usa para buscar trabajo o para mostrarse laboralmente.

Valoro mucho más a una persona que dice NO a las redes sociales, que aquella que dice SI y no las usa porque “no me sirven”. O se está o no se está.

¿No tienes Twitter o Facebook? Seguro que se lo has preguntado a alguien o alguien te lo ha preguntado a ti. Bien, puede ocurrir dos situaciones: o eres un friki que no está conectado o no estar en redes te hace alguien especial y distinto.

Las personas que tengo en las citas de orientación que cuando le explico cómo buscar ofertas en la red o ver información en las redes y no tienen (porque no quieren) redes sociales, me comentan que tienen la sensación de no enterarse de mucho con amigos y familia porque hablan de algo que ellos/as no saben. Les entiendo perfectamente. Me pasa a mí lo mismo con series y programas de televisión que no sigo o no veo.

Ahora todo está a disposición de todos. Antes algunas cosas eran privilegio de unos pocos. Siguiendo este pensamiento, podemos decir que todos los que estamos en redes sociales, estamos a disposición de todos. Sin embargo, el hecho de no estar en redes sociales da “idea de exclusividad”. En resumen: ofreces algo que no sabe Google que existe.

¿Cómo? (os preguntareis). Pues sí. Os imagináis una playa que no estuviera en Google maps, sólo sabrían de ella los de entorno, para encontrarla tendríais que perderos, … y después ¡a disfrutar de la playa!

Estar en la red era un plus, pero ahora la red está colapsada, entonces el beneficio de no estar en las redes seria el prestigio. ¿Por qué saber de ti, todo lo qué haces, de manera rutinaria, no sería más negativo que positivo?

Ya llevamos tiempo usando profesional y personalmente las redes sociales (yo la primera), por lo que estoy convencida que tener un número elevado de seguidores o un video muy visto no tiene que ser igual a valoración profesional.

Lo que sé es que para que se te valore en el mundo 2.0, tienes que tener la valoración en el mundo 1.0. Es decir, realmente ser un profesional de tu profesión y de tu sector.

Es verdad que para estar en las redes tenemos que invertir mucho tiempo. No sólo para crear los contenidos (textos, infografías, videos) sino también para ver los comentarios que dicen de ti. Analizar tu reputación online. Si no tienes redes, te ahorras mucho tiempo. De eso doy fe.

Imaginaros una tienda de pequeña de barrio que quiere hacer de su facebook su escaparate. Estoy convencida que tarda menos en decorar su pequeño escaparate 1.0, que su perfil de 2.0. Pero al mismo tiempo, se preocupa de la clientela que está a 10 km para que vean su maravilloso escaparate 2.0, mientras su clientela está sin atender.

En el mundo laboral, nos pasaría lo mismo. Estamos más preocupados para que nos vean empresas de no sé dónde. Y el tiempo que pierdo convenciéndoles que soy el mejor trabajador, no se lo dedico a las empresas de mi entorno, que son las que me pueden contratar.

El mayor inconveniente de estar en las redes y de participar e interactuar con otras personas virtuales es que comentes errores que los ven todo el mundo. Y es muy difícil de enmendar porque Google los tiene, los ven. En el mundo 1.0, no hay ese error. Si te equivocas, si comentes un error queda ahí y nadie lo sabe. No tienes que dar explicaciones más allá de tu entorno.

Pero esté inconveniente es una ventaja competitiva para quienes no están en las redes. Porque ellos nunca se equivocan. Por lo menos no lo podemos ver. Es muy simple, cualquier orientador puede valorar mis artículos, pero yo los de él o ella no puedo, porque no los leo.

Y ahí es a donde quiero llegar (y terminar) es muy fácil decir que no quiero estar en las redes sociales (profesionalmente hablando) porque “así nadie sabe de mi”. Mejor dicho, nadie me puede comparar con nadie. Así ahorro tiempo en dedicarme al “cara a cara” que al “face a face”.

Sí es verdad, pero yo creo que los que estamos en redes, y usamos e interactuamos, somos más valientes, porque nos enseñamos quiénes somos y lo que somos capaces de hacer. Los demás (los que no están en redes) nos pueden valorar, pero nosotros a ellos no.

Lo que si se confunde (y hay muchos textos hablando de esto) es que no es lo mismo estar disponible que ser accesible.

Es verdad que poder acceder a algunas empresas o profesionales es muy difícil, pero a través de las redes sociales este acceso se facilita. Ahora cualquiera se puede dirigir a ti para preguntarte o pedirte alguna información.

Lo que sí es verdad es que estar fuera de las redes te evita escuchar, oír, hablar, responder, interactuar con gentes que no conoces de nada. Te ahorras mucho tiempo.

Yo desde aquí soy partidaria de las redes sociales, sin embargo es mejor no mantener un perfil en Linkedin, que tener uno mal hecho, sobre todo para dar un poco de “buena impresión”.

Termino, si no eres capaz de completar tu perfil en las redes sociales (sobre todo en Linkedin), yo puedo ayudarte a poder posicionarte mejor en las búsquedas de los reclutadores.

contacta conmigo

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

No hay excusas si llegas tarde a una entrevista


La primera norma de cualquier entrevista, de trabajo también, es ser puntual. Si no estás a tiempo (ni antes ni después sino a la hora de la cita) puede ser que seas descartado en el proceso de selección.

Te recuerdo que además es una falta de educación en nuestra sociedad. Si llegas tarde en las citas con tus amigos o parejas, es tu problema. Pero lo normal es ser puntual.

El llegar tarde a la entrevista da una mala imagen de ti. Te recuerdo, le has enviado tu currículum (tus datos). Lo vieron y le gustó. Entonces, te llamaron (o enviaron email) para citarte a una entrevista de trabajo. Entonces, no le des una imagen de lo que no eres: impuntual.

Además, sabes por experiencia, que llegar tarde supone una situación de nerviosismo, de estrés, lo que provoca que no estés al 100% atento a la entrevista y te desconcentre.

En todos los talleres de preparar la entrevista se dice que realices unas pautas para que no se produzca la impuntualidad. Como ir antes al lugar donde es la entrevista. Saber llegar y el tiempo que se tarda. Pero si de todas formas, surge algo que es imprevisto, pues que las disculpas por llegar tarde sean creíbles.

No encontraba el sitio. Es la más usada (por lo menos la que yo siempre escucho). Lo que denota es falta de interés por saber dónde está el sitio y también la falta de buscar una localización. ¿Qué pasaría si te cita un cliente? ¿le dirías lo mismo? Busca la información en el Gps del móvil.

Es difícil llegar. ¿Me estás diciendo que tienes problemas para llegar al lugar de trabajo? Entonces, si la jornada comienza a las XX h, tú vas a llegar tarde porque “es difícil de llegar”. ¡Empiezas bien la entrevista!

Me perdí. Lo que me dices es que no planificas. Si no sabes dónde está el sitio de la cita, vente con tiempo o pon del gps del móvil.

Tuve algo que hacer. Puede ser desde “tuve una llamada que tenia contestar, y me lie”, o tenía que hacer algo, y me retrase. Bien, pues todo esto va a provocar que te pregunten algo así como “si te pasa algo”, “¿algún problema?”, etc Lo que obliga a tener una respuesta. Así que a preparar otra pregunta que fijo te van a hacer.

Lo peor, es que no puedas entrar porque la entrevista es de grupo y ya empezaron. Así que en otra ocasión será.

Recuerda que aunque llegues a tiempo y seas puntual, la empresa puede hacerte esperar. No hay problema, esperamos.

No sólo esto sucede en las entrevistas de trabajo porque los seleccionadores sean unos estrictos. En las oposiciones se llama tres veces y si no estás no entras.

Espero que te haya gustado el post de hoy. Recuerda que si te puedo ayudar como orientadora profesional,  ponte en contacto conmigo.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional