Me viene grande mi puesto


Hay un principio dentro de las organizaciones en donde un empleado es ascendido hasta un puesto en donde no es competente y se mantiene en él. Es el Principio de Peter (Laurence J.Peter, 1969).

Lo que nos quiere decir es que en una organización puedo desempeñar distintos puestos e ir asumiendo responsabilidades, pero llega un puesto (una responsabilidad/un desempeño) en el que yo no puedo ser tan competente como se espera de mi.

Lo que quiero que hablemos hoy es que cuando estoy en la búsqueda de empleo y marco mis objetivos y defino mis competencias, tengo que tener en cuenta que puede haber puesto, que siendo válido para ellos, puede ser que no los pueda ejercer como se espera de mí, por multitud de razones, muchas de ellas ajenas a mí.

  • La “titulitis”. Pensar que una persona es buena en un puesto porque tenga un titulo es un error. Hay que valorar las competencias personales (y si también las profesionales) para desempeñar un puesto o aceptar una responsabilidad.
  • La antigüedad. Se nos valora por llevar años trabajando en un puesto en una empresa, simplemente. Y no sabemos si podremos desempeñar con responsabilidad el siguiente puesto.
  • No se realiza la valoración del puesto. La empresa siempre piensa en la persona para desempeñar un puesto que en las competencias (profesionales y personales) que necesita ese puesto. Se espera que una persona pueda realizar unas funciones perfectamente por aspectos ajenos al puesto como llevar tiempo en la empresa, lo conoce todo el mundo, es querido por la plantilla, me cae bien, …. Y eso es un error.
  • No tenemos unos objetivos laborales definidos, ni la empresa ni nosotros. La empresa no realiza un seguimiento a sus empleados (el día a día nos come) y los trabajadores seguimos en el puesto hasta que llegue el final (porque es lo que hay). No marcamos objetivos, y eso es muy peligroso, porque todos nos acomodamos.

Para finalizar  el post de hoy, recordar cuando defináis vuestros objetivos, vuestras competencias, si sois capaces de desempeñar ese puesto, aceptar esas responsabilidades, y adaptarse a la política de la empresa. Os recuerdo que hay factores que podéis moldear vosotros, y en cambio otros que no vais a poder modificar.

Espero que os haya ayudado. Ya me diréis.

Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

Anuncios

¿Cómo afronto mi fracaso cuando sólo se valora el triunfo?


A fracasar nunca nos enseñan. No debemos tener miedo a fracasar porque aprendemos, y eso nos ayuda a valorar el éxito.

En el post de hoy quiero dejaros unos aspectos que nos ayudará a gestionar nuestro fracaso cuando sólo se reconoce y se admira el éxito:

Lo más importante cuando fracasamos es no castigarnos, no echarnos la culpa. Es humano no ser perfectos. Seguimos siendo los mismos. Recordar que los que no lo intentan no fracasan.

  • Nos tenemos que valorar. Todos hemos logrado algo, por muy pequeño que sea. Ese es nuestro éxito. Tenemos que potenciarlo.
  • El fracaso nos hacer ver que somos humanos. Nos ayuda a ver que tenemos que ser humildes, siempre tengo que aprender y a valorar lo que puedo hacer.
  • Cuéntalo, expresalo, no tengas miedo en contarlo. Si lo cuentas con toda naturalidad, te sentirás mejor. Contarlo a alguien te ayudará a que te digan dónde está el error, y te ayudará a verlo con distancia, y a verlo mejor.
  • El fracaso te ayudará a aprender. Es una gran oportunidad de saber cómo hacerlo mejor.

Recuerda que cuando sales, el éxito se valora el doble y te valoras mucho más.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

 

¿Hasta qué punto tu imagen influye para acceder a una entrevista de trabajo?


Cuando realizo las tutorías de orientación, siempre sale este tema: mi imagen.

Hoy quiero que reflexionemos cómo puede mi imagen darme la posibilidad o no de acceder a una entrevista y por supuesto a una vacante.

El 100% de las veces lo marca la empresa, el puesto, o lo que esté vendiendo. Por ejemplo:

  • Si vendo seriedad, responsabilidad, …. Entonces corbata
  • Si vendo moda … imagen a lo ultimo
  • Si vendo para una clientela conservadora … imagen clásica
  • Si vendo para una clientela moderna … imagen moderna
  • Si vendo exclusividad … imagen muy diferenciada
  • Si vendo …..

Siempre hemos hablado en este blog de cuando te presentes en una empresa la conozcas, que sepas cómo van, que venden, a quién venden, etc, y cuando presentes tu candidatura, hazlo de la mejor forma posible.

Los empleados de una empresa son la imagen de la empresa, lo que vende la empresa, y la forma de trabajar de la empresa. Por eso, nos da igual como seas en tu casa, pero en el empresa a donde vayas tiene sus normas, y tenemos que respectarlas de igual modo que cuando vamos a tu casa, nosotros respetamos las tuyas.

¿Realmente piensas que tu imagen influye en la búsqueda de empleo?

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

No vale la pena buscar trabajo, ¿de verdad lo crees?


Desde mi experiencia, lo primero que tengo que hacer cuando busco trabajo es ordenar mi vida. Tenemos que liberarnos de todas las mochilas que llevamos encima. Llevar peso encima lo único que nos hace es dificultar el camino, andamos mal, lentos y no nos deja disfrutar del camino.

¿Qué quiero decir? Quitarnos esos pensamientos negativos que lo único que hacen es dificultarnos nuestra búsqueda de empleo.

Es verdad, que la mayoría de las personas que buscan trabajo como están en un estado de desmotivación se han rodeado de unas negatividades que lo único que hacen es cerrarles los ojos ante la búsqueda de un empleo. También es cierto, que la utilidad que tienen estos pensamientos es eludir la responsabilidad de no buscar trabajo, de no analizar nuestros propios errores. Es importante asumir nuestra falta de esfuerzo personal.

No se porque nuestra sociedad ha dado por bien hecho creencias que han sido asumidas por todos como axiomas que son muy difíciles de romper. Pero, desde la orientación laboral, ¿de verdad son ciertos o son excusas?

El ejercicio de hoy es analizar estas frases que oímos todos los días:

  • Soy demasiado joven o mayor
  • Tengo mucha/poca experiencia
  • Soy mujer
  • Soy madre
  • Tengo mucha/poca formación
  • No sé de informática
  • No conozco a nadie en esa empresa
  • No sé idiomas/sé idiomas
  • Hay muchos parados
  • No pagan bien
  • Ese puesto no coincide con mi formación/experiencia
  • Es poco tiempo de trabajo
  • No soy guapo/a, estoy gorda/a …..  para ese puesto
  • No me voy a poner a estudiar algo con mi edad
  • A mi no me van a enseñar  nada nuevo, y menos ese junior/senior
  • No voy a cambiar ahora, a mi edad ….

Y más …….

Seguro que muchos os identificáis con alguna o todas estas frases. Pero si os quitáis los prejuicios, si os creéis que valéis, seguro que os saldrán los pensamientos positivos que son los que os ayudaran a conseguir vuestro objetivo: es nuevo empleo.

Asumamos nuestra responsabilidad en nuestra búsqueda de empleo, y empecemos ya a marcar nuestra búsqueda de manera racional, con subidas y bajadas, sólo nosotros tenemos la oportunidad de salir de esta situación.

¿Empezamos?, ya me contareis.

Autora. Isa Loureiro. Orientadora Profesional.

La primera impresión es la que cuenta


7 factores que pueden marcar la primera impresión en una entrevista

Se suele decir que muchas veces la primera impresión es la que cuenta. Y sin duda esto es una gran verdad que suele tener especial relevancia cuando hablamos del primer encuentro entre un candidato y el reclutador ante una entrevista de trabajo. En ocasiones durante la entrevista puede cambiarse esa impresión inicial, pero en la gran mayoría de veces no es así, por eso es necesario empezar con buen pie.

Hoy os dejo un post para hablar de lo que hacemos para causar una buena impresión, En concreto, aspectos que tenemos que cuidar cuando vamos a una entrevista, aunque, como siempre, son obvios, lo mejor es recordarlos.

Marcar la primera impresión

 

¿Somos felices en nuestro trabajo?


Seguimos trabajando en la empresa pero nos hemos despedido interiormente

Por lo general, esto sucede cuando la distancia entre lo que esperamos y lo que obtenemos se hace insalvable y terminamos decidiendo que lo mejor es hacernos invisibles.